Alexandra Vega
💬

¡Cállate!

¿Qué tienen en común un libro para mejorar las relaciones de pareja, un manual para apoyar a personas afectadas emocionalmente y los escritos de un monje nominado para el Premio Nobel de la Paz?

Todos aconsejan lo mismo:

¡Cállate!

Pero, como sus autores son corteses, lo que dicen es:

Escucha.

Ser escuchado es una bendición.

Pero escuchar, verdaderamente escuchar, no es fácil.

Sin embargo, en estos abrumadores tiempos de crisis mundial, dejar que el otro se exprese (a distancia segura o por teléfono, Zoom u otro medio) puede aliviar su carga.

El Manual de Primeros Auxilios para la Salud Mental lo enfatiza: “La manera más poderosa de conectarse es ofrecer atención al escuchar… Un silencio respetuoso tiene más poder para curar y conectar que las palabras”.

No es simplemente oír, sino estar completamente atento. A lo que se dice, a lo que no se dice. A lo que detrás del nombre, no se nombra, como escribió Jorge Luis Borges.

Thich Nhat Hanh (Thay), el monje budista vietnamita, declaró que escuchar compasivamente puede salvar el mundo. Se alivia el sufrimiento, aumenta la comprensión del otro y se posibilita la paz.

Actualmente, varias organizaciones están coordinando iniciativas para que sus voluntarios conecten con aquellos especialmente afectados por el aislamiento social. Quizás, de manera informal, todos podemos hacer lo propio.

Tengo una amiga de Nueva York sobrecogida por la crisis. Angustiada por las miles de muertes en su ciudad, me repite que tenemos suerte de que en Puerto Rico se tomaran medidas drásticas para evitar más contagios. Ser escuchada la alivia, y me recuerda que esta cuarentena es dura, pero que la alternativa es peor.

En tiempos turbulentos como estos, escuchar es un arte. Y como todo arte, requiere esfuerzo consciente, y práctica.

Hace un tiempo me percaté de mi tendencia a interrumpir, aconsejar e incluso, a veces, ¡a hablar por el otro!

A esos interlocutores, mis disculpas.

¡Cállate, Alexandra! será ahora mi silencioso mandato. O mejor aún:

Escucha.





Otras columnas de Alexandra Vega

domingo, 2 de agosto de 2020

Ahí está la sabiduría

No podemos evitar las tormentas, pero podemos luchar para evitar los contagios. Y en reconocer esa diferencia…. Ahí está la sabiduría, escribe Alexandra Vega

sábado, 4 de julio de 2020

George Floyd: palabras inolvidables

Alexandra Vega comenta cómo el asesinato de George Floyd creó conciencia en una familia sobre el problema del racismo

viernes, 1 de mayo de 2020

Basuarte: hacer arte de la basura

Los basuartistas son magos de la transformación. Es un arte que vale la pena aprender, escribe Alexandra Vega

jueves, 27 de febrero de 2020

Amarga dulzura

Para muchas personas, mejorar la alimentación requiere más que una dieta; requiere una comunidad, escribe Alexandra Vega