Ruth Merino

Buscapie

Por Ruth Merino
💬

En primer plano

El calentamiento global está en primer plano justo en estos momentos. El viernes miles de jóvenes hicieron manifestaciones alrededor del mundo para denunciar la inacción de sus gobiernos en la lucha contra este grave problema. Y ayer sábado jóvenes delegados se reunieron en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para discutir el tema. Estas actividades han sido un preludio de lo que acontecerá mañana lunes cuando líderes mundiales participen en la Cumbre sobre la Acción Climática auspiciada por la ONU.

El secretario general de la entidad, Antonio Guterres, ha insistido en que estos líderes “pongan primero a la gente con sus necesidades, aspiraciones y derechos”.

Guterres ha señalado también cuán importante y urgente es lograr la cooperación internacional en estos momentos críticos y ha exhortado a los líderes a abandonar los “discursos adornados”. Aludió así a mensajes de pura palabrería, sin compromiso serio, sin ideas claras, sin un plan de acción eficaz.

Con optimismo que ojalá se justifique, el diplomático anunció que confía en que los participantes en la Cumbre anunciarán planes sólidos para reducir en un 45 por ciento las emisiones de efecto invernadero durante la próxima década.

Como ya se sabe a ciencia cierta, somos los humanos los responsables del calentamiento global. Y, claramente, tenemos que asumir la responsabilidad de hacer los cambios necesarios, a nivel colectivo y personal, para enfrentar la crisis.

Las malas noticias siguen llegando: arde la región amazónica y el mundo tiembla; casi una tercera parte de las aves silvestres de Estados Unidos y Canadá se ha desvanecido desde 1970; sin acción efectiva sufriremos, entre otras cosas, inundaciones y sequías más intensas, calores extremos y huracanes más feroces y frecuentes. ¿Es posible que haya personas que todavía piensan que estos son puros cuentos chinos?

El peligro real no es que cualquier hijo de vecino esté sopesando la evidencia y reflexionando sobre el asunto. El peligro es que nuestros líderes, todos ellos, no tengan, a esta altura, bien claro el panorama.



Otras columnas de Ruth Merino

sábado, 11 de julio de 2020

¿Volver o no volver?

Es necesario diseñar y establecer claras y rápidas políticas orientadas a transformar las escuelas y universidades en espacios seguros, dice Ruth Merino

sábado, 27 de junio de 2020

Decisiones históricas del Supremo federal

Derrotado dos veces por la Corte Suprema, el presidente tiene que mostrarle a sus partidarios su invencible voluntad de luchar contra todo y todos los que se oponen a sus planes, escribe Ruth Merino

domingo, 14 de junio de 2020

Sí, el coronavirus sigue con nosotros...

¿Qué hacer con estos sentimientos de temor al coronavirus? Convertirlos en el estímulo que necesitamos para tomar las acciones necesarias para protegernos, escribe Ruth Merino

domingo, 24 de mayo de 2020

El sueño

Ruth Merino relata su afán por obtener hidroxicloroquina para detener un posible contagio de coronavirus, y su decepción ante la negativa del farmacéutico