Ileán Pérez Cruz

Buscapie

Por Ileán Pérez Cruz
💬

La playa de los perros muertos

Hay una playa en Yabucoa que le dicen Dead Dog Beach. Así, en inglés. Desconozco quién la bautizó con ese nombre. Tampoco sé si fueron estadounidenses que al visitar Puerto Rico se rasgaron las vestiduras ante el maltrato animal, como si allá los abusadores no escandalizaran.

Dead Dog Beach o la playa de los perros muertos es un “spot” famoso donde la gente abandona los perros a su cargo. Digo a su cargo porque nadie es dueño de nadie y creo que ese es parte del problema. Que el ser humano se entiende por encima de los animales y acomoda el lenguaje para justificar su falso reinado. Con el mismo amor que dejan neveras en los riscos a lo largo de las carreteras de campo, lo hacen con los perros y gatos, como si se tratara de artefactos sin vida.

Sin embargo, hay una efervescencia de conciencia sobre el cuidado animal, campañas masivas de esterilización y organizaciones que rescatan animales. También están los que se aprovechan del sacrificio de los demás e insisten en abandonarlos, por entender que alguien más se hará cargo.

En diciembre de 2002 mi hermano me regaló un gatito. Lo recogió en la casa de una señora donde alguien lo había dejado en un caja. Le llamé Millo.

Millo y yo vivimos varios años en Puerto Rico, en Nueva York y en España, donde le saqué pasaporte europeo. La gente se sorprendía de que me lo llevara a todas partes. Nunca entendí. Porque para mí no era una opción sino un compromiso.

Esta semana le diagnosticaron fallo renal, luego de batallar años enfermo de sus riñones. Aspiro a poder celebrarle los 18 años en agosto.

El amor del silencio y las miradas que se desarrollan con un animal de compañía son únicos. Aprendí con él a pensar de otra manera, como cuando se hablan varios idiomas y  el cerebro se expande para interpretar la pluralidad de realidades, según el idioma que las nombre.

Los animales también son gente.

Gandhi decía que la grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la manera en que trata a sus animales.

left
left





Otras columnas de Ileán Pérez Cruz

sábado, 20 de junio de 2020

Macana en mano

Ileán Pérez comparte una instantánea sobre un breve suceso que tuvo lugar durante una protesta en un microcosmos de Brooklyn

miércoles, 29 de abril de 2020

Quedamos en tantas cosas

Ileán Pérez Cruz comparte la experiencia de perder a un amigo a causa del coronavirus

lunes, 27 de enero de 2020

El aura del caos

Nuestra memoria es la dilapidación de un país. Del fallido experimento de 1952 y el saqueo subsiguiente, escribe Ileán Pérez

lunes, 25 de noviembre de 2019

La criminalización del inmigrante

No somos especiales ni estamos solos en el frente de batalla, aunque sí aislados en nuestra trinchera, dice Ileán Pérez Cruz