💬

El impacto del COVID-19 en la violencia de género

Una alarmante situación que ha sido subrayada ante el confinamiento por COVID-19 es la violencia de género, especialmente aquella violencia machista catalogada como íntima y/o intrafamiliar. La mujer víctima de este tipo de violencia se ve ahora confinada con su victimario las veinticuatro horas del día. Se encuentra sin respiro en una cárcel indeseada. El confinamiento por motivo del COVID-19 incrementa las sensaciones de miedo, incertidumbre e inseguridad, lo que a su vez agrava la situación de las mujeres que sufren violencia machista. Y es que este panorama crea el entorno idóneo para que los agresores sientan y ejerzan mayor control sobre sus víctimas. Los agresores asumen el confinamiento como una situación ideal en términos de control y dominación. Este control y estrés continuo puede incrementar los episodios de agresión psicológica, física y/o sexual hacia las mujeres y sus dependientes.