Phillip Arroyo
💬

Potencial segundo término de Trump y Wanda Vázquez, gracias al COVID-19

Si, si, ya sé lo que vas a decir. No es momento de hablar de política en estos momentos de necesidad que vive no solo Puerto Rico y los Estados Unidos, sino el mundo entero a raíz de la crisis del coronavirus. Ciertamente estamos viviendo un momento histórico; un momento que requerirá mayor solidaridad entre todos para combatir un enemigo viral invisible e intransigente que continúa reclamando vidas a mansalva a través del mundo entero.   

Sin embargo, no es menos cierto que en momentos como las que estamos viviendo es cuando más vigilantes debemos de estar a los procesos políticos. Irónicamente, para el agrado de estadistas y también de independentistas, citaré la famosa frase presuntamente esbozada por uno de los padres fundadores y luchador por la independencia de los Estados Unidos, Thomas Jefferson: “El precio de la libertad es la eterna vigilancia”. 

En este momento, esas palabras cobran mayor vigencia y aplicabilidad con las figuras controvertibles del presidente Donald Trump, en los Estados Unidos, y la gobernadora Wanda Vázquez, en Puerto Rico. Curiosamente, ambas figuras comparten muchas cosas en común. Ambos llegaron a sus respectivas posiciones de poder de manera inesperada y contrario a todo pronóstico. 

Recordemos que Trump aparecía desfavorecido en la abrumadora mayoría de encuestas nacionales frente a su oponente demócrata Hillary Clinton y, a pesar de movilizar cientos de miles de personas en sus mítines políticos en el 2016, Trump fue visto más bien como un chiste de mal gusto, en vez de un candidato viable a la presidencia del país más poderoso del mundo. Sin embargo, ganó, y no solo ganó, sino que ganó convincentemente.  

La gobernadora Wanda Vázquez, por su parte, ni siquiera estuvo en la papeleta del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el 2016 y llegó a la gobernación de Puerto Rico también de manera inesperada, mediante el proceso de sucesión delineado por la Constitución de Puerto Rico, luego de la renuncia del doctor Ricardo Rosselló a la gobernación en el verano del 2019.Poco después, fueron muy pocos los que la veían como una líder legítima con opciones reales de convertirse en candidata viable del PNP para las elecciones del 2020. 

Aceptémoslo, muchos la veíamos como un “place holder”, como dice el americano, o una especie de figura cosmética, que ocuparía la silla ejecutiva del país temporeramente para, más adelante, echarse a un lado y dejarle el camino libre a Pedro Pierluisi u otro candidato o candidata de la palma. Qué equivocado estábamos. Aunque sería una exageración alegar que las personalidades de Wanda Vazquez y Donald Trump son análogas, es innegable que ambas figuras han recibido golpes políticos a raíz de escándalos y controversias producto de sus propias acciones y/o de sus más cercanos colaboradores, los cuales no entraré a elaborar ya que requerirá escribir docenas de columnas más. 

Sin embargo, a pesar de los cantazos políticos que han recibido Vázquez y Trump en lo que va de sus mandatos, ya comienza a aflorar el indicio de que la crisis del coronavirus parece haberse convertido en una bendición política para ambos ejecutivos; un indicio que se fortalece con cada día que pasa y con cada conferencia de prensa que llevan a cabo. La historia nos ha demostrado que los incumbentes se benefician políticamente durante momentos de crisis por lo que Trump y Vazquez no son la excepción. 

A seguir, he establecido las tres razones que podrían llevar a Wanda Vázquez y Donald Trump hacia una victoria electoral en el 2020, gracias al coronavirus:

1.     Las conferencias de prensa diarias en torno al coronavirus que llevan a cabo la gobernadora Vázquez y el presidente Trump les permiten hablar directamente, y más importante aún, gratuitamente, a millones de sus respectivos electores. El tiempo de exposición televisiva diaria de ambos ejecutivos a raíz de esta crisis representa millones y millones de dólares. Esto pone a sus contrincantes electorales en una gran desventaja ya que estos no ocupan posiciones electivas significativas que les pueda brindar acceso diario y gratuito a los medios como la que tiene un incumbente y los obliga a tener que gastar dinero de campaña para llevar su mensaje, así desangrando sus finanzas políticas. Claro, el presidente Trump ha demostrado ser un bufón de enorme arrogancia, y la figura de Wanda Vázquez aún permanece rodeada de los fantasmas de Ricardo Rosselló y sus más cercanos colaboradores. Sin embargo, un pueblo asustado y desesperado por la crisis del Coronavirus podría encontrar consolación y seguridad en ambos mandatorios quienes lucen energizados e imparables en la búsqueda de soluciones durante sus conferencias de prensa en esta crisis de salud en la que todos atravesamos.

2.     Los oponentes políticos de Trump y Vázquez han hecho señalamientos legítimos para minar o cuestionar la efectividad de ambos ejecutivos, pero hasta ahora esa fiscalización no ha dado señales de poder competir con la exposición a los medios que disfrutan Trump y Vázquez todos los días mediante sus conferencias de prensa sobre el Coronavirus. En el olvido ha quedado el posible candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos Joe Biden y sus victorias impresionantes sobre el senador Bernie Sanders. El momentum que podría haber adquirido Biden en la primaria demócrata se han hecho sal y agua y más allá de uno que otro Facebook Live anda desaparecido. En el caso de Puerto Rico, figuras como Alexandra Lúgaro, Pedro Pierluisi y Eduardo Bhatia han quedado severamente limitados en sus habilidades de insertarse en la discusión pública, ya que el único asunto importante en estos momentos es el coronavirus, un tema que no es compatible con su peritaje y experiencia y cualquier intento de fiscalización podría ser visto como actos politiqueros. El único candidato que parece haber podido hacer un poco de mella desde el pleno del Senado de Puerto Rico, es el senador Juan Dalmau, pero aun así no parece ser suficiente. Los números de aprobación del presidente Trump han incrementado a su nivel más alto en lo que va de su presidencia y la gobernadora Wanda Vázquez recientemente fue mencionada entre los mejores seis gobernadores en los Estados Unidos por su respuesta al coronavirus y aparece con la delantera frente a su contrincante primarista Pedro Pierluisi en numerosas encuestas en Puerto Rico. Esto podría deberse a un mayor apoyo del elector indeciso o elector que no se identifica con ningún partido quien podrían ver la ejecución de Trump y Vázquez en esta crisis como efectivas y confortantes en estos momentos de gran ansiedad producto del Coronavirus. 

3.     El billete habla. Los alivios económicos ofrecidas al pueblo por parte de la gobernadora Wanda Vázquez y el presidente Trump sin duda alguna influenciará la decisión electoral de muchos electores este noviembre. Un pueblo desesperado y corto de dinero durante la crisis del coronavirus se sentirá en deuda con el presidente Trump y la gobernadora Vázquez luego de recibir cheques de $1,200 de estímulo federal de parte del presidente Trump y los millones que Vázquez ya ha comenzado a repartir al pueblo y a comerciantes producto de versiones criollas de estímulo económico. Claro, mucho de ese dinero es dinero que ya todos hemos aportado al fisco mediante contribuciones dirá la oposición política, pero dicho argumento, aunque cierto, me temo que quedará ahogado en medio de la desesperación y estrangulación económica producto del Coronavirus. Esto es más cierto en Puerto Rico donde la compra de estufas y neveras por parte de políticos inescrupulosos para ganar votos ha demostrado por décadas ser una herramienta efectiva en la política puertorriqueña, a pesar de ser totalmente antiético e ilegal.

En resumen, el presidente Trump y la gobernadora Vázquez parecen estar en ruta firme hacia una victoria electoral en noviembre del 2020 (si es que hay elecciones) no porque necesariamente son los mejores candidatos, sino producto del temor, desesperación y ansiedad que nos está generando el coronavirus. 

Aún tenemos tiempo para aprender a separar la paja del grano y aprender a controlar nuestras emociones durante estos momentos de dificultad para así elegir a los mejores hombres y mujeres que habrán de liderarnos. Es imperativo que nos mantengamos informados y resistentes a las estrategias manipulativas de algunos políticos, ahora más que nunca. De lo contrario, continuaremos siendo víctimas de los mismos poderes opresores que nos siguen fallando elección tras elección. 

Esta columna fue publicada originalmente en inglés el 3 de abril bajo el título 3 Reasons Why the Coronavirus Pandemic Could Lead Donald Trump and Wanda Vázquez Towards Political Victory





Otras columnas de Phillip Arroyo

martes, 12 de diciembre de 2017

El PNP al borde del nocaut

El analista Phillip Arroyo explica lo que considera la derrotada estrategia estadista

viernes, 29 de septiembre de 2017

The United States has failed Puerto Rico

Lawyer Phillip Arroyo criticizes the poor commitment of Trump and his administration with Puerto Rico during the crisis after the impact of Hurricane Maria and questions his upcoming visit