José Cruz López

Desde mi perspectiva

Por José Cruz López
💬

El regreso del deporte en medio de la pandemia

Luego de aproximadamente siete meses desde que comenzó a dispersarse el coronavirus alrededor del mundo, se escucha cada día con más fuerza el regreso del deporte profesional en un sinnúmero de disciplinas.

Organizaciones como la MLB, NBA y el fútbol europeo han trabajado diversas propuestas con un gran número de especificaciones de salubridad en torno a la prevención de contagio y así evitar poner en riesgo la salud de los atletas y demás personal. Cuidar la salud pública será, sin duda, un factor determinante en cada uno de los protocolos establecidos. Así lo han dejado saber instituciones tales como la Organización Mundial de la Salud y el Comité Olímpico Internacional, por mencionar dos de ellas.

El objetivo principal debe ser establecer las guías de apoyo necesarias a los organizadores de eventos deportivos desde edades tempranas hasta el máximo nivel. Será fundamental —según un protocolo específico— reducir riesgos o minimizar contagios, tomar decisiones sobre alguna emergencia que pueda surgir a base de la evidencia de la institución e identificar las actividades según el calendario, los horarios y las fechas programadas acorde con el protocolo.

Entre las recomendaciones deberán destacarse especificaciones sobre el deporte de mayor o menor riesgo, tamaño del evento, ubicación del lugar y un sistema de comunicación de riesgos. También será importante tener un protocolo para organizadores, atletas, entrenadores y demás personal con recomendaciones a tener en cuenta antes, durante y luego de la actividad deportiva en curso.

Exámenes médicos: no debe descartarse en los atletas alguna patología de base, al igual que el grupo de los entrenadores y personal de apoyo. La recomendación general deberá ser —antes de viajar a una competencia— que sean compulsorias las pruebas y exámenes médicos que puedan identificar algún atleta o grupos de riesgo. De igual forma habrá parámetros establecidos de forma estricta en cuanto al distanciamiento en los camerinos, bancos y demás lugares donde de forma estratégica se propicie el mismo. 

Todo lo antes mencionado nos invita a hacernos la siguiente pregunta: ¿nos convertirá esta pandemia del COVID-19 en seres más saludables a largo plazo? Los virus, aunque no los podemos ver a simple vista, han estado a nuestro lado y nos han acompañado a lo largo de nuestra vida. El más reciente de ellos ha causado estragos a nivel mundial y a pesar de su tiempo en curso, aún los científicos buscan bases y datos más contundentes camino a una vacuna. Aunque parece una eternidad, el mundo comenzó a conocer el nuevo coronavirus en diciembre pasado.

A pesar de los esfuerzos de la ciencia en todo el planeta, todavía hay muchos detalles que no entendemos. Todos somos parte de un experimento en la búsqueda de respuestas. Desde mi perspectiva les presento algunas interrogantes que persisten sobre este virus:

- ¿Cuántas personas han sido infectadas? Las cifras son inconclusas debido a diversos factores, como por ejemplo: personas asintomáticas (jamás supieron que estuvieron contagiadas), los que nunca se han hecho la prueba.

- ¿Cuán mortal es? No podemos perder de perspectiva que sin conocimiento certero de casos es imposible conocer la tasa de mortalidad.

- ¿Cuál es el cuadro completo de los síntomas? Todavía está en investigación.

- ¿Qué papel juegan los niños en la transmisión? La gran mayoría son asintomáticos y los pocos que presentan síntomas son leves, pero no dejan de ser transmisores.

- ¿Dónde se originó el virus exactamente?

- ¿Habrá más casos en verano o en invierno?

- ¿Por qué hay personas con síntomas más severos?

- ¿Existe inmunidad? 

- ¿Mutará el virus del COVID-19?

Preocupa el hecho de bajar la guardia y dar por sentado que ya tenemos control sobre un virus que cada día aún resulta un reto mayúsculo para la ciencia.

El deporte, sin lugar a duda, es muy necesario y sus beneficios físicos, sociales, emocionales y culturales son incuestionables. Su evolución, hasta cierto punto impulsada por la tecnología y las redes sociales, capta de manera única los elementos fisiológicos de cada deporte y de su especificidad. Independientemente de los protocolos y recomendaciones, nos corresponde a cada uno, entrenadores, atletas y demás personal ser responsables en cada proceso de camino al regreso de una vida “normal”.

(El autor es fisiólogo del ejercicio y posee un centro de desarrollo y capacitación. Puede ser contactado al correo electrónico: [email protected])


Otras columnas de José Cruz López

sábado, 4 de julio de 2020

Riesgos y peligros de un cuerpo asintomático

El peligro de la afección asintomática, junto a las consecuencias de no conocer cómo se está comportando tu cuerpo, nos invita a reflexionar, escribe José Cruz López

sábado, 27 de junio de 2020

La importancia de escuchar tu cuerpo

Nuestro cuerpo es el transporte ideal con el que viajaremos en la vida, disfruta de cuidarlo, ya que te llevará a un nivel óptimo, dice José Cruz López

sábado, 6 de junio de 2020

Salud antes y después del COVID-19

En este momento, las preguntas deben ser: ¿dónde se encontraba mi sistema antes de la llegada del COVID-19? ¿Dónde estaré al pasar esta pandemia?, plantea José Cruz López