Edgardo Rodríguez Juliá
💬

Beso, por Stila

El 1 de marzo de 1954 un comando puertorriqueño atacó el Congreso de la Estados Unidos; dispararon sus pistolas a mansalva —casi todas nueve milímetros, alguna que otra Luger— contra los congresistas reunidos en el hemiciclo de la Cámara de Representantes. Nadie murió; fueron heridos cinco representantes. Para sorpresa de la prensa norteamericana, el comando nacionalista fue dirigido por una mujer, Dolores “Lolita” Lebrón; recibió gran destaque, como figura central del ataque, en un reportaje de la revista Life, que incluyó fotos del arresto, dibujos para ilustrar el ataque, un ominoso diagrama con la trayectoria de las balas. Se escogió aquella fecha para protestar el otorgamiento de la ciudadanía norteamericana a los puertorriqueños, en 1917, el dos de marzo, treinta y cinco años antes.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 12 de septiembre de 2020

La rueda del progreso

Ahora, una vez viejo, me toca reconocer cómo una de esas coordenadas de su vaticinio se va borrando con el tiempo; esa rueda del progreso, o de la esperanza, o quizás solo de un destino bonancible, ¿a dónde se ha ido?, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 8 de agosto de 2020

Iconoclastas

El puritanismo en la Historia es igual de peligroso que la Religión: tendríamos que expurgar buena parte de la literatura sureña y películas como ‘Gone with the Wind’, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 11 de julio de 2020

Memorias de un misántropo

Algo bueno tenía que pasarle en su senectud. Es lo perfecto: el privilegio de la cercanía banal, husmear al otro de cerca sin que te soben la espalda compensa con creces el distanciamiento social, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 13 de junio de 2020

Los marcianos llegaron ya

Esta pandemia ha traído, con el auxilio de las “redes sociales” y el internet, la otra consecuencia de cualquier peste, es decir, la rampante y consecuente irracionalidad. Las llamadas “teorías conspirativas” son el mejor ejemplo, escribe Edgardo Rodríguez Juliá