Edgardo Rodríguez Juliá
💬

¡Expropien!

En días recientes hemos contemplado la santa ira de la patriotería boricua ante la venta del Palacio Episcopal y el Seminario Conciliar. El arzobispo Roberto González, siempre identificado con la defensa de la identidad puertorriqueña, fue el responsable de esta venta de remate a un inversionista norteamericano, de nombre, ¡oh justicia prosaica!, Matthew Donowho. Sin mayores empachos se vendió casi toda una manzana de historia urbana, eclesiástica y educativa, por ocho millones de dólares; posiblemente fue por una cifra mayor, pero la curia eclesiástica local cuida sus cartas con el celo y la secretividad del Opus Dei. La obra de Dios sobre Borinquen Bella es inescrutable.

Otras columnas de Edgardo Rodríguez Juliá

lunes, 10 de enero de 2022

Me gusta el West Side Story de Spielberg

La nueva versión tiene los pies mejor plantados en la historia y la sociología, supera, es difícil admitirlo, la versión de Robert Wise, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 8 de enero de 2022

Horror en “YouTube”

Cayeron todos, el más bravo de ellos siempre fue el más flaco, quien alertado salió del negocio con el ‘don’. ‘¿Todo bien?’ les gritó el don a los cuatro que estaban en el suelo, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

lunes, 20 de diciembre de 2021

Bad Bunny, discrepo respetuosamente

El “intro-documental” del espectáculo presentado los días 10 y 11 de diciembre en el estadio Hiram Bithorn es buena muestra del nacionalismo hueco que se proclama, solamente, de la boca para afuera, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

sábado, 11 de diciembre de 2021

El correcaminos

Su celebridad Twitter y Facebook, televisiva e impresa, se convertiría en pesadilla. Su renuncia a la privacidad mediante aquella atronadora notoriedad lo había mordido, el perro rabioso le saltó encima, escribe Edgardo Rodríguez Juliá

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: