Arturo Massol Deyá
💬

A rediseñar nuestro futuro

Hemos pasado de vivir libres de la amenaza de COVID-19 a un presente donde todos estamos en riesgo. Está clara la importancia del distanciamiento social para reducir los contagios y quedarse en casa -en esta etapa- es evidentemente necesario. Al final de la cuarentena, el día que sea, en dos semanas o dos meses, seguiremos siendo la inmensa mayoría igual de vulnerables. Si encuentran cura o vacuna, eso está fuera de nuestro control. Si ocurriera en un año o menos sería un milagroso triunfo de la ciencia para la Humanidad. Por supuesto, tener acceso a pruebas es crítico para manejar estos tiempos de tempestad; preparar más camas, respiradores, espacios y personal para los enfermos es fundamental. Lo que sí debemos reducir es la tasa de regaños y amenazas del Estado, y pensar más en acción social que necesitamos hoy para vivir mañana.

Otras columnas de Arturo Massol Deyá

domingo, 26 de abril de 2020

Ambiente natural para una reapertura social

Arturo Massol Deyá declara que cuando termine la cuarentena, protegernos del contagio requerirá medidas permanentes de distanciamiento físico y repensar los lugares cotidianos

miércoles, 28 de agosto de 2019

Adjuntas ante Dorian

Arturo Massol recapitula sobre la situación en Adjuntas ante el anuncio de ciclón y la creciente insurrección energética en ese pueblo