José E. Muratti Toro
💬

China afila el estoque contra Trump

En una movida ingeniosamente diseñada para infligirle el mayor daño posible a la campaña de reelección de Donald Trump, China anunció que aplicará tarifas de $75 billones a productos estadounidenses. La primera ronda tendrá lugar en septiembre, comienzo de abastecimientos para el periodo navideño. La segunda entrará en vigor en diciembre, principio del periodo de suministros de bienes de consumo para la primavera y el nuevo año. Se estima que estas tarifas representarán pérdidas de $580 en poder adquisitivo para cada estadounidense.

Ambas tarifas tendrán dos efectos nefastos para Trump. Reducirán el poder adquisitivo de la clase trabajadora, sobre todo la de menor ingreso que apoya al presidente, y acelerarán la anticipada recesión, lo cual desvalijaría la economía estadounidense y le anularía a Trump la única carta que aventaja su presidencia: una economía robusta.

La respuesta del presidente que no tolera disidencia o desafío alguno no se hizo esperar. De inmediato, Trump tuiteó: “Las vastas cantidades de dinero ganado y robado por China a los Estados Unidos, año tras año, durante décadas, tienen y tendrán que parar (sic). Se le ordena a nuestras grandiosas compañías americanas que comiencen de inmediato a buscar alternativas a China, incluyendo traer sus compañías a casa y hacer sus productos en los EEUU… Esta es una gran oportunidad para los Estados Unidos. También, le estoy ordenando a todas las compañías de transporte, incluyendo Fed-Ex, Amazon, UPS y el Servicio Postal que busquen y se nieguen (sic).

Por su parte, el presidente de la Junta de la Reserva Federal, Jerome H. Powell, a quien Trump ha criticado por subir la tasa prestataria, ha dicho: “La perspectiva de crecimiento global se ha estado deteriorando desde mediados del pasado año. La incertidumbre [causada por la] política comercial parece estar jugando un rol en la desaceleración global y en la debilitación de la manufactura y de gastos de capital en los Estados Unidos”.

Armado de su inconmensurable ignorancia, Trump le ha ordenado a las empresas estadounidenses a buscar alternativas a la manufactura hecha en China. Hace algún tiempo que muchas multinacionales han mudado sus operaciones al sudeste asiático. Más aún, las empresas estadounidenses que pagan ínfimos salarios por hora ($1.19 en China, $0.28 en India, $0.52 en Indonesia, $1.24 en Malasia, $0.73 en Filipinas, $1.21 en Tailandia y $0.64 en Vietnam), no van a mudar o establecer nuevas factorías y pagar no menos de $7.25 por hora en los Estados Unidos. Ni China le ha robado dinero a los Estados Unidos, ni la transferencia de plantas a otros países va a redundar en mayores ingresos para los Estados Unidos. Son precisamente las “grandiosas” compañías estadounidenses las que han mantenido bajos los salarios en los Estados Unidos y han acumulado grandes ganancias pagando pocos, sino cero impuestos, para suplir las necesidades básicas de su población.

Donald Trump ha querido jugar pelota dura y no tiene ni las destrezas ni el juego de piernas que se necesita para vencer al adversario. Ni Putin ni Kim vendrán a su rescate. Como un toro acribillado de banderillas cabeceará a ciegas (“soy el escogido”, el “rey de Israel”, “los judíos son desleales”) mientras los toreros demócratas afilan sus estoques (la espada medieval de ultimar la bestia taurina) para la estocada final. 

Ojalá demócratas, independientes y republicanos con calor en la cara no se queden en sus casas en noviembre del 2020. En cuatro años más, Trump podría destruir “la ciudad en la colina” de Reagan, el mayor experimento en republicanismo democrático de la era moderna.

Las elecciones se transmitirán en vivo. Afortunadamente el maíz para el popcorn no estará sujeto a tarifas.


Otras columnas de José E. Muratti Toro

martes, 28 de julio de 2020

Trump o una provocada segunda guerra civil

Una guerra civil, le dice su instinto a Trump, sería ideal pues podría cancelar las elecciones o, en caso de que ocurran, amedrentar a sus adversarios con sus ‘tropas de asalto’, de acuerdo con José Muratti Toro

sábado, 6 de junio de 2020

Sobre las improbabilidades de erradicar el racismo

Hasta que no ocurra una integración racial total y una transición de poder de la mayoría blanca a una mayoría mestiza, el prejuicio racial no podrá ser erradicado, plantea José E. Muratti Toro

miércoles, 18 de marzo de 2020

Las aerolíneas, la red de apoyo social y el COVID-19

La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto cuán desprovistos de una red de apoyo se encuentran los ciudadanos más desventajados de Estados Unidos y cuán dispuesto está el gobierno a ir al rescate de algunas de las empresas mejor remuneradas del planeta, dice José E. Muratti Toro