Celina Romany
💬

El plan fiscal y su grieta formidable

Se ha hablado mucho del Mensaje del gobernador el pasado martes. Pero sabemos que los políticos navegan las aguas del espectáculo. Y nuestro pueblo sabe discernir los efectos especiales del mismo. Estuvieron todos presentes, a mí me conmovió la defensa de los trabajadores y los pensionados vulnerables…

Así que me muevo a la sustancia, al muy concreto plan fiscal del gobierno- a lo que debe capturar nuestra atención más allá de la puesta en escena teatral y la dosis de demagogia requerida. Me puse a estudiar…

Una enorme falla del plan fiscal radica en la delegación de poderes del gobierno a la Junta de Supervisión fiscal – con criterios y objetivos exclusivamente financieros- en materia de definir y balancear los valores que deben informar la determinación de lo que constituye un servicio esencial y no esencial.

El Plan fiscal pretende identificar áreas esenciales pero la tarea de definir que constituye esencial y no esencial dentro de dichas áreas brilla por su ausencia.

A pesar de que el Gobernador se presentó como articulador de politicas públicas vis a vis la Junta- éste ha dejado al pueblo indefenso respecto a importantes definiciones y adjudicaciones.

Hay que saber hilar fino, sobre todo en momentos de crisis y saber asumir la responsabilidad de representante democrático de un pueblo. No coincido con los que piensan que se ha posicionado como representante del pueblo frente a la Junta. El pasar la bola a la Junta en estos asuntos, por el contrario, lo torna en personaje irrelevante. El cuestionamiento y enfrentamiento verdadero será entre la Junta y el Pueblo -el gobierno pasará a ser una nota al calce en el proximo guión que nos aguarda. Y claro está, habrá algunos del 40% que lo apoyaron en las pasadas elecciones que experimentarán el despertar del trasnochado con dolor infernal de cabeza incluído.

Formulemos algunas preguntas/ejemplos en torno a ese ejercicio de balance de valores que impropiamente se le ha delegado a la Junta.

Con criterios y objetivos exclusivamente financieros, se recorta drásticamente la salud (500 millones) - a la UPR 300, a los municipios 350 sin ofrecer directriz alguna sobre las categorias no esenciales bajo la sombrilla de lo esencial. Bajo el Plan Mi Salud ¿cuánto se irá de los beneficios “opcionales” tales como medicinas, terapias ocupacionales?  Y ¿qué hacer cuando se elimine el 50% de empleados temporeros ubicados en su gran mayoría en los renglones de Educación, Familia y Salud?

Además, ¿qué decir del presupuesto de 33 millones de la Comisión Estatal de Elecciones o de los 120 millones para anuncios y pautas en PRIDCO? ¿O los 50 millones en DEC para “donativos, subsidios y distribuciones”? ¿Y cuánto se eliminará de los beneficios tributarios que constituyen gastos tributarios ineficientes? ¿Por qué no hay una meta con criterios y objetivos financieros en estos renglones como parte del plan fiscal?

La ausencia de recortes especificamente dirigidos al mantengo corporativo habla por sí sola. Reconocemos la necesidad de nuevos modelos de desarrollo económico, pero a la hora de escoger entre anuncios y la salud de mi pueblo- mi prioridad está muy clara—y la de mi pueblo también.

Ahora le toca el turno al pueblo- ante la creciente irrelevancia de su gobierno.

Otras columnas de Celina Romany

martes, 14 de enero de 2020

De otros dolores sísmicos…

Aunque tiemblan nuestros corazones de dolor por la muerte de Jaideliz Moreno Ventura, este temblor tiene nombre y apellido: el atropello del olvidado, escribe Celina Romany

martes, 6 de agosto de 2019

Puerto Rico y su Constitución viva

La profesora Celina Romany destaca la importancia viva de la Constitución de Puerto Rico, que toma como modelo la Declaración Universal de Derechos Humanos cuyas disposiciones revisten importancia trascendental en el momento histórico que vive el país