Antonio Quiñones Calderón
💬

El PNP debe asegurar un proceso primarista justo

La gobernadora Wanda Vázquez Garced ha aceptado estar “escuchando seriamente al pueblo” sobre la eventualidad de una candidatura suya a la gobernación en la elección general de noviembre del 2020. Y ha adelantado que cuando tenga madura la decisión, la comunicará “de frente al país, tal como ha sido mi (su) proceder”. Es lo más cerca y claro a que ha llegado en el agitado mar de especulaciones ante esa eventualidad. 

Fuentes de este periódico han afirmado que, en efecto, la gobernadora ha informado a su círculo más íntimo que sí aspirará, lo que no desmintió al emitir su reacción a la información en su cuenta de Twitter. Así las cosas, y con el derecho absoluto que le asiste, como a todo adepto a la colectividad estadista, a aspirar a un cargo electivo, y habiendo formalizado el excomisionado residente Pedro Pierluisi su nominación al mismo alto cargo electivo, el liderato y la llamada “base del partido” deben propiciar y asegurar un proceso primarista justo

Debe ser un proceso que evidencie la madurez de una formación política cuyos principios fundacionales de hace 52 años incluyeron destacadamente la democracia interna en la colectividad. 

“Garantizar la participación democrática de los miembros de este partido en las decisiones internas que atañen a todos, es la única forma de evitar la creación de un nuevo partido y, por ende, la división de las fuerzas estadistas”, proclamó don Luis Ferré en la histórica asamblea en la cancha Carrasquillo Herpen de Carolina que echó los cimientos del Partido Nuevo Progresista. 

Está súper poblada la historia de desencuentros internos en los partidos políticos cuyos líderes no han sabido dirimirlos con astucia y humildad en evitación de resultados adversos, no sólo para aspiraciones personales legítimas, sino –lo que es más importante– para el adelanto de los ideales máximos que los animan, en el caso del Partido Nuevo Progresista, una verdadera justicia social y económica y la igualdad política para todos los puertorriqueños ciudadanos estadounidenses.

Impedir el alto liderato y los organismos oficiales del Partido Popular la participación democrática de sus adeptos en la competencia por la candidatura a la gobernación en 1968 entre Roberto Sánchez Vilella, Luis Negrón López y Santiago Polanco Abreu, llevó al abismo –en el que sigue– a ese partido. La decisión del alcalde Hernán Padilla de no acatar las reglas para la celebración de una primaria frente al gobernador Carlos Romero Barceló en 1984 y fundar un nuevo partido bajo su dirección, provocó la división del partido y su derrota ese año. Son dos ejemplos nada más de las consecuencias de impedir la participación libre y democrática de los miembros de un partido político en la selección de sus cuadros electivos.

Sólo permitiendo –alentando, por lo demás– ese ejercicio de democracia interna en el Partido Nuevo Progresista, podrá respetarse por todos la decisión final de sus huestes ygarantizar la colaboración de quien no resulte con el respaldo mayoritario, necesaria esa colaboración para seguir avanzando y fortaleciendo la candidatura puntual: la igualdad política para todos los puertorriqueños.







Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

viernes, 31 de julio de 2020

Educando a Mr. Rosen y Mr. Trump

No hay que pedir permiso a Mr. Rosen o Mr. Trump, ni rendirse ante el inmovilismo y el chantaje de los amantes del coloniaje, escribe Antonio Quiñones Calderón

viernes, 24 de julio de 2020

25 de julio sin mascarilla

Y justo ahora mismo, vuelve Mr. Brown en su función de supervisor mayor del Almirantazgo. Citó a los jefes de Educación, Salud, Vivienda, Desarrollo Económico y Trabajo, para leerles la cartilla sobre lo que tiene que hacerse según procede en todo Almirantazgo, escribe Antonio Quiñones Calderón

viernes, 10 de julio de 2020

El colonialismo soberano

La culpa no fue intrínsecamente de los tres precandidatos: los tres representan, y tenían que ajustarse a, las métricas de un partido cuyo programa filosófico y de gobierno se agotó hace años, escribe Antonio Quiñones Calderón

lunes, 1 de junio de 2020

Los alquimistas del llamado ELA

La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos anunciada hoy, lunes, reafirma la facultad indiscutible del Congreso para legislar todo cuanto entienda con respecto a sus territorios, escribe Antonio Quiñones Calderón