Raúl A. Pérez Rivera

Punto de vista

Por Raúl A. Pérez Rivera
💬

El vínculo animal en pandemias

Hasta el momento no se sabe exactamente cómo el actual coronavirus llegó a los humanos. Sin embargo, se sospecha que el virus paso de murciélagos a pangolines y de estos a los humanos en un mercado de China. A estas enfermedades que pueden pasar de animales a humanos se les ha llamado enfermedades zoonóticas

Al igual que nosotros, la mayoría de los animales transporta bacterias y virus que pueden causar enfermedades. Y no es raro que patógenos que transportan estos animales puedan pasar a los humanos. A modo de ejemplo, desde niños nos advertían de tener cuidado con las “ardillas” o mangostas porque podían transmitirnos la rabia. Luego del huracán María, algunos recordarán que murieron puertorriqueños infectados con leptospirosis, una bacteria que puede encontrarse en cuerpos de agua, infectados por la orina de animales como ratones.

No obstante, en tiempo recientes hemos visto que han aparecido en nosotros nuevas enfermedades peligrosas y altamente contagiosas. Cabe señalarse que una las estrategias de sobrevivir de algunos virus y bacterias es cambiar (mutar) para poder infectar a nuevos huéspedes y entre estos, lamentablemente, estamos los humanos. 

En 2003, el SARS (siglas de Severe Acute Respiratory Syndrome), otro coronavirus, fue detectado en humanos. Los científicos entienden que esta enfermedad pasó de murciélagos a un mamífero carnívoro llamado Civeta (que incluye en su dieta a murciélagos), y de estos a los humanos. Murciélagos del género Rhinopus han sido identificados como reservorios de coronavirus muy parecidos al SARS. Estudios virológicos también han detectado coronavirus muy parecidos al SARS en la Civeta (Paguma larvata), que es cazada y consumida por los humanos. 

La gripe aviar que nos azotó de 2004 a 2007 provino de pollos. No obstante, este tipo de gripe es más común en los patos y se cree que de patos migratorios, la enfermedad llegó a aves de corral que, a su vez, contagiaron a humanos. Para detener esta enfermedad hubo que sacrificar a millones de pollos.  

En 2009, una cepa de gripe porcina llamada H1N1, infectó a humanos con síntomas muy similares al de la influenza. Actualmente, el virus se considera como una influenza regular y es una de las cepas contra la cual usted se vacuna. Hay que señalar que usted no se infecta con esta enfermedad comiendo cerdo. El contagio es similar al de la influenza o el actual coronavirus. 

La pregunta obligada es por qué tantas enfermedades zoonóticas y pandemias en tiempos recientes. Se ha propuesto que el cambio climático ha cambiado patrones de conducta y movimientos de animales, cada vez acercándose estos más a áreas urbanas. Por otro lado, las grandes ciudades y el conglomerado poblacional también han propiciado un mayor contacto entre estos animales y nosotros. Una vez estas enfermedades noveles infectan a humanos, la capacidad de movimiento de nosotros, a través de automóviles, trenes, barcos, aviones, etc., propician la fácil propagación.

Otras columnas de Raúl A. Pérez Rivera

sábado, 11 de abril de 2020

¿Una vacuna contra el COVID 19?

No se espera que las pruebas experimentales con humanos estén completas antes de que llegue este otoño o la próxima primavera, dice Raúl A. Pérez-Rivera

sábado, 4 de enero de 2020

Calentamiento global y el uso mundial de carbón

La quema de carbón, a pesar de ser uno de los principales factores responsables del cambio climático, sigue siendo la principal fuente para producir energía a nivel mundial, dice Raúl Pérez Rivera

sábado, 5 de octubre de 2019

Por qué ningún boricua ha ganado el Premio Nobel

Hasta que la investigación no se convierta en una prioridad, la probabilidad de que algún puertorriqueño, trabajando en nuestra Isla, se gane un Nobel seguirá siendo muy baja, plantea Raúl Pérez Rivera