Orlando Parga
💬

El virus de la campaña política 2020

Cuesta decirlo y más escribirlo, pero “El Covi” tiene una que otra bondadosa consecuencia. Si estuviera en vida mi madre sería feliz. Maestra de Economía Doméstica, no cesaba de aleccionar a sus estudiantes – y por supuesto a su único hijo – sobre la necesidad de lavarse las manos antes de sentarse a la mesa. ¡Mami, ahora me las lavo hasta después de tocar la perilla de una puerta! Nos burlábamos de las mascarillas de los asiáticos. Ahora nuestros diseñadores palian la crisis vendiendo mascarillas de estilo. Ah, pero a días de primaria en los dos partidos principales, apenas a tres meses de las elecciones generales, se hace noticia que veinte personas que están vinculadas a instituciones hospitalarias se reúnan en un restaurante para donar a la campaña de la gobernadora Wanda Vázquez.

Gracias al “Covi” la atípica campaña política del 2020 pasará a la historia como la más tacaña de nuestra historia. Tal y como en los centros comerciales pasaron con pena y sin gloria los días de las madres y los padres, brilla por su ausencia la millonada de publicidad y propaganda que en pasada época ponía a nuestros candidatos y partidos en grave riesgo de escándalo con la venta de influencias a cambio del donativo político. Ahora mismo la más costosa pauta de primaria contratada en los medios con virulento ataque contra la gobernadora Vázquez e innegable beneficio a su contrincante Pierluisi, la paga una misteriosa entidad de afuera y nadie explica de dónde vienen los chavos. Hasta los nacionalistas del patio que usualmente gritan cuando desde el Norte se inmiscuyen en nuestra política interna, guardan silencio ante tan extraña interferencia que ayuda al candidato Pierluisi.

Mantener a los hospitales financiados en medio de la crisis de la pandemia para que estén adecuados a recibir los infectados cuando el miedo al contagio inhibe la visita de la clientela hospitalaria normal, ¡es simple y esencial sana política pública! Eso andan haciendo los gobernadores estatales y el gobierno federal para aumentar las salas y el personal especializado, con aislamiento y respiradores para la crisis médico-hospitalaria. ¿Eso impide a ciudadanos con vínculo a hospitales privados donar a la campaña de la gobernadora?

Wanda Vázquez no es política, empezó tarde y está enfrentada en primaria a la maquinaria política de un avezado candidato apoyado por grandes intereses económicos que no amarran fuego. Afortunadamente, algunos se atreven a aportar a su modesta campaña. Recuérdese… la democracia es cuestión de iguales derechos y oportunidades.

Otras columnas de Orlando Parga

martes, 11 de agosto de 2020

La verdad del tirijala electoral

Corresponde al Tribunal Supremo poner las reglas para que la CEE retome la votación primarista, señala el exsenador Orlando Parga

lunes, 10 de agosto de 2020

¡Manden a buscar a Melecio!

La persona ideal para restaurar a la CEE es el juez Juan R. Melecio, afirma Orlando Parga

viernes, 31 de julio de 2020

¿La carta de Justicia o el discurso de Obama?

No hay que solicitar permiso a Washington para preguntarnos si queremos o no la estadidad como la fórmula descolonizadora; eso habrá que pedírselo al Congreso, escribe Orlando Parga

jueves, 23 de julio de 2020

Freno al abuso contra médicos y pacientes

Este es el sistema que tiene en fuga a nuestros especialistas médicos más competentes. Los planes médicos les pagan lo que, y cuando, les viene en ganas, dice Orlando Parga