Jaime Lluch
💬

Fase 2: ¿ciencia o política?

Para que Puerto Rico se mueva a la Fase 2 de desconfinamiento y flexibilización gradual ¿se están siguiendo los criterios de la “mejor ciencia disponible” o se van a seguir criterios políticos?

En general, el patrón mundial es que se han creado consejos científicos con la tarea de sintetizar la “mejor ciencia disponible” para guiar las decisiones de los jefes de gobierno en la Fase 2. En el Reino Unido es el “Scientific Advisory Group for Emergencies” (SAGE) y tiene 23 miembros. En Francia es el “Conseil scientifique COVID-19” y tiene 14 miembros: incluye sociólogos, antropólogos, algunos médicos, infectólogos y virólogos.

En Italia, Giuseppe Conte está siendo asesorado por un “Comitato di esperti in materia económica e sociale” con 17 miembros.

Examinemos más a fondo el caso francés: el informe número 6 del Consejo Científico, titulado “Salida Progresiva del Confinamiento: Prerequisitos y Medidas Faro,” de 42 páginas y con 6 anejos, fue la base científica principal para que Emmanuel Macron (se le entregó el 20 de abril) anunciara que va a empezar la Fase 2.

Si un jefe de gobierno va a trazar su plan para la Fase 2 inteligentemente, lo primero que tenemos que examinar es la calidad del informe científico que le sirve de guía. Examinemos el informe del Consejo francés. Empieza por enfatizar los prerequisitos mínimos para iniciar la Fase a base del factor R de propagación del virus: establecimiento de una gobernanza unificada y coherente para gestionar la Fase 2, reconstitución de los equipos en los hospitales, capacidad plena para identificación de los positivos, aislamiento, y rastreo de contactos, un sistema de detección epidemiológica de posibles nuevos brotes, criterios epidemiológicos para la Fase 2, y disponibilidad de material protectivo. Además, examina los escenarios posibles durante los dos primeros meses de la Fase 2, provee seis fichas técnicas o apéndices detallados, más una lista de referencias científicas.

¿Cómo compara este informe con el del “Task Force” médico isleño (25 de abril)? El del Task Force respira un aire teleológico: parece que está construido desde una perspectiva del comercio sobre la necesidad (entendible también) de reabrir. O sea, en vez de preguntarse “¿qué dice la mejor ciencia disponible sobre cómo iniciar la Fase 2?”, se pregunta ¿hay que reabrir y punto, en qué orden lo hacemos? El informe del Task Force se centra únicamente en un estudio de un experto (Dr. Heriberto Marín), no cita ningún otro estudio (cuando a nivel global hay decenas) y de hecho cita solo dos referencias, y una de las cuáles es extrañamente una publicación de un conocido “think tank” neoliberal (AEI).

Lo peor es que en Puerto Rico el gobierno sobrepone criterios políticos sobre criterios científicos. Muchas veces los políticos favorecen el tipo de ciencia que se alinea con sus preferencias políticas (Bacevic 2020). Inmersa en una batalla primarista, en la isla de la licenciada Wanda Vázquez los ejemplos abundan: el contrato de $38 millones para comprar pruebas fatulas, la irracionalidad de cerrar los comedores escolares, y el anti-científico empeño de cerrar el comercio tres días corridos durante la Semana Santa, etcétera.

Todo aquí está supeditado a un cálculo político y así no se puede iniciar la Fase 2 inteligentemente.

Otras columnas de Jaime Lluch

viernes, 3 de julio de 2020

¿Por qué el ELA es estático?

Puerto Rico es un satélite autonómico de la federación, pero dentro de una estructura constitucional que es de las más rígidas del mundo, dice Jaime Lluch

viernes, 5 de junio de 2020

Democracia ahora para Puerto Rico

La sociedad aquí en general es débil y exhibe demasiada quietud y pasividad. El verano pasado la consigna tenía que haber sido ‘Democracia ahora’, dice Jaime Lluch

sábado, 16 de mayo de 2020

Las pandemias en Marsella (1720) y Puerto Rico (2020)

Los intereses económicos de los gobernantes se impusieron al imperativo cívico salubrista y la peste mató a 50,000 personas de una población de 80,000 en Marsella, escribe Jaime Lluch