Emilio Colón Zavala
💬

Hacer negocios bajo PROMESA

El Título V de la Ley Federal conocida como “PROMESA” (por sus siglas en inglés) define y especifica cómo se permitirán e implementarán proyectos de revitalización de infraestructura denominados como “críticos”.

Ha habido mucho debate sobre cuáles proyectos serán necesarios. Además, qué proyectos desarrollará cada agencia gubernamental de infraestructura en el proceso reglamentario acelerado establecido en PROMESA.

Lo que falta en el debate es el hecho de que un proyecto, para ser certificado por el coordinador de revitalización y como se especifica en la sección 503, necesita tener la disponibilidad de capital privado inmediato u otros fondos, incluyendo garantías de préstamos, préstamos, o subvenciones para implementar, operar o mantener el proyecto; el costo del proyecto y la cantidad de fondos del gobierno de Puerto Rico, si los hay, necesarios para completar y mantener el proyecto. “Si los hay” siendo el término determinante aquí.

Los proyectos de mejoras de capital serán difíciles de implementar de la manera tradicional. Debido a las restricciones financieras especificadas por la Ley y los limitados recursos del gobierno de Puerto Rico, necesitamos preguntarnos qué proyectos pueden calificar bajo el Título V de PROMESA y tener el impacto económico necesario para iniciar nuestra recuperación económica. En otras palabras, cuáles serán esos proyectos con impacto económico como para movernos a la revitalización. Se me ocurren algunas iniciativas ya planteadas.

Para el Puerto de las Américas, es necesario establecer una concesión para iniciar finalmente las operaciones y tener unas instalaciones económicamente viables, incluyendo su área industrial de valor añadido. Se debe incluir en la concesión el replantear el ámbito del proyecto para tener un modelo de negocio económicamente viable.

En Aguadilla, continuar desarrollando las capacidades de las instalaciones de Lufthansa Tecnik para establecer un centro de carga y mantenimiento de aviones. También se pueden establecer algunas iniciativas aeroespaciales para la fabricación de componentes y servicios de aviones.

Para Ceiba, establecer un centro de Investigación aeroespacial y permitir la inversión en dispositivos meteorológicos, micro-satélites y naves espaciales de baja gravedad. Varias iniciativas privadas están llenando la brecha que la NASA ha dejado debido a sus restricciones fiscales y proveen los servicios necesarios a la comunidad aeroespacial. Estas iniciativas podrían (y deberían) dar paso a avances tecnológicos.

Varias comunidades necesitan un acceso adecuado al agua y alcantarillado y otros servicios esenciales que el gobierno no puede proporcionar en este momento. El tercer sector podría entrar y proporcionarlos de una manera más rentable de lo que lo hace el gobierno.

Existe interés en las inversiones para todas estas áreas y representan un comienzo de un programa de Alianzas Público Privadas Participativas (APPP) cohesivo en el que el establecimiento de actividades económicas impulsará la necesidad de vivienda, recreación, hoteles, carreteras, infraestructura, así como servicios y bienes inherentes a todas las actividades.

Será aconsejable para todos nosotros en el sector privado darnos cuenta de que debemos hacer negocios de otra manera en Puerto Rico y comenzar a innovar para el beneficio de nuestra sociedad.

Otras columnas de Emilio Colón Zavala

viernes, 8 de mayo de 2020

La reapertura económica depende de todos

La meta debe ser recuperar los empleos y nuestra economía sin echar al traste los avances que se hicieron al evitar abrumar los hospitales de pacientes, plantea Emilio Colón Zavala

domingo, 19 de abril de 2020

La ruta de retorno a la normalidad

El orden de reapertura debe ser determinado por el número de empleos, la participación en el PNB y el riesgo de contagios, afirma el ingeniero Emilio Colón