Antonio Quiñones Calderón
💬

La corrupción no tiene colores partidistas

Los golpes de pecho que se está dando el liderato del Partido Popular Democrático en su condena a los arrestos de dos alcaldes del Partido Nuevo Progresista no solo revisten un acto de infantil hipocresía, sino que evidencian el uso de la demagogia política al tratar un asunto de la trascendencia como es el flagelo de la corrupción pública. Una tragedia que, en el caso de la gobernanza municipal que conmueve a la opinión pública en estos días, es de larga data y abarca por igual a ejecutivos municipales de los dos partidos que históricamente se han turnado en el poder público.

Otras columnas de Antonio Quiñones Calderón

domingo, 16 de enero de 2022

Edward O’Neill: una elección natural

No fue buena estrategia, como la común adoptada por cuatro aspirantes, buscar convertir la elección especial en un referéndum O’Neill, Sí o No. El resultado fue alto y claro, indica Antonio Quiñones Calderón

💬Ver comentarios
Popular en la Comunidad

Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: