Charlie Aguilar

Punto de vista

Por Charlie Aguilar
💬

La industria algodonera en Puerto Rico

El algodón fue un importante renglón agrícola y su origen data desde la época de los Taínos. Para los puertorriqueños significó una gran industria agrícola que más tarde pasó a otros niveles, cuando el café, el tabaco y la caña de azúcar le superaron. Aún así, en la costa norte se mantuvo desde los predios de Aguadilla a Barceloneta.

Hubo ocho desmotadoras, o plantas para extraer su semilla y empacado en lonas de 400 libras. Para sus mejores tiempos, en 1923 se exportaban 50,440 pacas mayormente al sur de los Estados Unidos. Cabe señalar que en el dominio español hubo grandes cosechas y en el 1783 se reportaron 111, 875.00 libras exportadas.

Su siembra estaba mayormente en terrenos costeros y para la década del 1930, cuando empezó la competencia de las variedades de las mejores fibras en los Estados Unidos fue necesario competir con distintas selecciones para salir del estancamiento local. La última desmotadora en Puerto Rico estaba en el pueblo de Isabela, donde aún existe el edificio para otros menesteres. 

Todavía en década del cincuenta el cultivo del algodón tenía agricultores muy activos que habían logrado constituirse como cooperativistas, organización conocida como, Puerto Rico Cotton Growers Marketing Cooperative el 26 de julio de 1935. Sin embargo, para esos años los agricultores sufrieron una terrible plaga que demandó destruir las talas, motivo por el cual hubo brigadas del gobierno que arrancaban el sembrado y fue mandatorio quemar las plantaciones. 

El producto a vender era llevado a varios centros en los pueblos debidamente identificados para el pesaje y a su vez era pagado al momento. Luego los almacenes lo enviaban a la desmotadora para extraerle las semillas y embalarlo fuera de Puerto Rico.  

En las faenas agrícolas algodonera la mujer tuvo un desempeño muy importante como empleadas para el recogido del producto ya que una vez llegaba el cosecho el mismo era constante y de inmediato para evitar que las condiciones de humedad por lluvia echara a perder el mismo. 

A final de cada año a mediados del mes de diciembre llevaban a cabo una actividad muy amena para repartir los dividendos como socios. Lamentablemente, en el 1957 desapareció este renglón agrícola en nuestro país.       

Debemos alentar el regreso de la industria algodonera en Puerto Rico ya que con los adelantos técnicos conocidos podría crear mayores recursos en nuestro país. Contaríamos así con otro renglón para reforzar nuestra agricultura y la economía.   





Otras columnas de Charlie Aguilar

lunes, 24 de febrero de 2020

Galantear a las muchachas

El historiador Charlie Aguilar recuerda choques juveniles de otras épocas motivados por evitar que chicos de Hatillo galantearan muchachas camuyanas o viceversa

sábado, 4 de enero de 2020

La tradición de Reyes, legado español

Algunas costumbres traídas por los españoles perduran a lo largo del tiempo, como la tradición del Día de Reyes, escribe Charlie Aguilar

lunes, 30 de diciembre de 2019

Las máscaras de Hatillo: tradición en el recuerdo

El profesor Charlie Aguilar reclama la reorganización del Festival de las Máscaras de Hatillo, empañado por actos violentos desvinculados de la esencia del evento cultural