Luis A. Zambrana
💬

Más cárcel y menos escuelas

Através de su historia, el sistema penal en Puerto Rico se ha expandido desproporcionada y contraproducentemente. El alza irrazonable de penas; la reducción considerable de garantías procesales; la merma de herramientas penológicas de rehabilitación, y la conversión de nuestras prisiones en refugios de “enemigos” incorregibles, configuran una política criminal extremamente draconiana. Su efectividad mayor ha sido aprisionar en masa a quienes en gran medida el Estado les ha dado la espalda desde la niñez. Los proyectos de la Cámara 1035 y 1036 se enmarcan bajo ese paradigma punitivo.

Otras columnas de Luis A. Zambrana

lunes, 7 de octubre de 2019

El libreto contra Vieques no funcionó

Luis Zambrana González analiza la desatinada respuesta contra viequenses que reclamaron al gobierno un mejor servicios de transportación marítica

sábado, 15 de junio de 2019

Una reforma penal ineludible

En mayo estrenó la miniserie When they see us, de la directora Ava DuVernay. La pieza, tan cruda como veraz, es un recordatorio descarnado de las grietas que existen en el sistema de justicia criminal estadounidense. Es un repaso, a su vez, de los ciclos de violencia que reproduce un sistema penitenciario en sociedades ampliamente desiguales y estructuralmente discriminatorias. Además, es un espejo de un sistema carcelario que tronchó traumáticamente la vida de cuatro menores afroamericanos y un latino por la presunta agresión sexual a una joven blanca en Central Park, en 1989.

jueves, 5 de abril de 2018

El destierro como medida penitenciaria

El abogado Luis Zambrana reflexiona sobre los fundamentos del confinamiento en nuestro ordenamiento y la propuesta de mover reos de prisiones en la isla a cárceles en EE.UU. Alude a la prohibición del destierro en la Declaración de Derechos Humanos de la ONU y cuestiona el fin resocializador de las reubicaciones