Jaime Espinal

Punto de vista

Por Jaime Espinal
💬

“Mis respetos, Campeona”

Y o quisiera, con todo mi corazón expresarme y que todo el mundo sepa lo que siento, lo que hago, por qué lo hago, de dónde vengo y qué me hizo ser lo que soy hoy.

Estoy muy consciente de que soy reconocido por muchas personas. Me hace muy feliz saber que puedo ser un ejemplo para la sociedad.

Es difícil mantenerse en el buen camino, hacer lo correcto, tener fe en lo que haces, aunque tengas al mundo esperando que cometas un error para condenarte.

Estoy consciente de que no todas las personas en Puerto Rico me apoyan, por eso hablo y escribo lo que pienso, respetando lo que ellos piensan y pidiendo que se respete lo que pienso.

El deporte de la lucha olímpica se ha convertido en más que un trabajo. Ha sido un canal para que yo llegue a multitudes.

Mi plan es demostrar que el deporte salva vidas, que no todos los deportistas no se saben expresar, que las cosas no están tan malas como la gente dice, y que si no haces nada para que las cosas cambien no va a pasar nada. Mientras hago eso, porque siento que es mi propósito en la vida, cosas grandes van pasando en el camino.

La medalla en Londres fue el nacimiento de Jaime Espinal, el inicio de muchos ojos mirando cómo me comporto.

Todos los días lucho por sacar de mí lo malo e irradiar positivismo, esperanza, amor y paz a los que me rodean, y enseñarles cómo se vive en este estilo de vida. La bendición más cercana ha sido la de ser abanderado de la delegación que viajó a Río de Janeiro para representar a Puerto Rico en las Olimpiadas. Ser el abanderado para mí nunca fue solo llevar la bandera. Yo respeto mucho la bandera de Puerto Rico.

Confíen en mi preparación. Todos los atletas somos diferentes. Mi concentración no depende de contestar o no en las redes sociales.

Mi labor es mucho más que obtener una medalla. Es hacer las cosas bien. Es promover el deporte. Es ser noticia positiva. Es demostrar que no todo está perdido.

Mi motor es saber que está funcionando, que vale la pena, que cada cosa negativa que me pase se puede convertir en positiva. ¿Cómo pretendían que dejara pasar la oportunidad de actuar correcto?

Con todo el amor y respeto que le tengo a mi pueblo les pido que nos pongamos en la posición del otro antes de juzgarlo.

Cuando vi el mensaje de Gigi no vi a nadie buscando pauta, a nadie tirándome, a nadie queriendo dañar el momento tan especial por el que estaba pasando al ser el abanderado. Les juro que lo que vi fue una mujer que tenía un sueño y que tomó una decisión que le costó el cariño de un pueblo, su pueblo.

Solo Dios sabe por lo que ella ha pasado y por qué tomó esa decisión. Cada cuatro años sale a la luz que ella escogió representar a Estados Unidos y no a Puerto Rico, y sin perder la oportunidad le tiramos, nos enfadamos , la odiamos. Si esa misma pasión la tuviéramos para pararnos frente a una idea y luchar por ella hasta elfin, la historia de Puerto Rico sería otra.

Agradezco a todas las personas que salieron en mi defensa. Nunca pensé que un comentario mío causaría tanto revuelo. Solo quise responder la pregunta que ella hizo, la cual nadie le contestó. Nadie salió a defenderla. Nadie me llamó a tratar de aclararme por qué ella hizo eso. Solo aprovecharon para rechazarla más, aun personas que saben de deporte y que vivieron esa noticia cuando sucedió. Mi corazón no me permite juzgarla, yo no soy quién para hacerlo, aun ella o cualquier persona haciendo lo incorrecto en mi contra, no soy quién para juzgar. Por eso no pude decir otra cosa que, “Gracias, mis respetos siempre, Campeona”, porque soy deportista y humano.

Otras columnas de Jaime Espinal