Carlos E. Díaz Olivo
💬

Rosselló 2020: no, no y no

Una ofensa e insensibilidad mayor. Esa es la manera de calificar los rumores, suposiciones o especulaciones sobre la posibilidad de que Ricardo Rosselló aspire nuevamente a una posición electiva en el 2020 o que, en la alternativa, lo haga su señora esposa Beatriz Areizaga

Desde la óptica del Dr. Rosselló, de su señora esposa y de su entorno íntimo, es comprensible que su salida forzosa de la gobernación a finales de julio pasado, le resultara un proceso doloroso, frustrante y quizás, injusto. En las democracias a los funcionarios electos, el pueblo los separa de su puesto mediante un mandato popular en las urnas y no mediante una insurrección popular de su mandato constitucional.

Pero, lo fundamental aquí no es lo que perciba o sienta Rosselló y su señora, sino cómo lo percibe y siente la parte importante y verdaderamente afectada: el pueblo de Puerto Rico.  Para Puerto Rico, la conducta del Dr. Rosselló constituyó un agravio mayor, una traición a la confianza que en él depositó el electorado. 

Rosselló resultó ser una persona de cualidades y rasgos muy distintos a los que nos representó. Al quedar al descubierto su impostura en toda su extensión, Rosselló destrozó la confianza del pueblo en su gobierno y en sus gobernantes, lo que a su vez constituyó un golpe monumental a los fundamentos del propio sistema democrático. La democracia en Puerto Rico estuvo a punto de sucumbir el verano pasado. Es realmente asombroso que el sistema haya podido resistir ese golpe a sus cimientos y, aunque afectado, haya podido continuar desarrollando sus operaciones y garantizando nuestros derechos fundamentales. 

Pero además de Puerto Rico en general, Rosselló en lo particular, infligió un golpe grave al Partido Nuevo Progresista (PNP), colectividad que utilizó de instrumento para sus ambiciones personales.  Las repercusiones que sus acciones han tenido para con la estadidad, han retrasado y maltrecho este ideal de una manera que jamás pudieran haberlo hecho sus peores enemigos ideológicos.  Rosselló lejos de adelantar, alejo la estadidad de Puerto Rico. 

Apenas transcurridos cinco meses de estos eventos nefastos, aún están frescas las heridas y muy crudo el recuerdo, para pasar la página. Si bien el Dr. Rosselló, como a cualquier otro ser humano que ha errado, debe reconocérsele la oportunidad de reivindicarse, tiene que ganarse la misma.  Eso conlleva tiempo, reflexión y aportación constructiva para con la sociedad y sus semejantes.  El Dr. Rosselló es una persona joven y preparada que puede y debe encausar tales características en gestión positiva que establezca la base para una reivindicación futura. Pero eso aún no lo ha hecho, y definitivamente, lo tiene que forjar y ganar fuera del proceso político. 

La misma lección y los mismos principios aplican de igual manera con respecto a la antigua primera dama.  En su gestión como tal, doña Beatriz se ocupó se servir de apoyo y complemento a la figura de gobernador de su señor esposo. En ese sentido, si en efecto interesa participar directamente y aspirar a una posición electiva, debe entonces establecer los méritos intelectuales, ideológicos y de productividad para figurar por sí misma en la papeleta y representar una alternativa seria para el electorado.  Eso también requiere tiempo, esfuerzo y dedicación, lo cual aún tampoco ha ocurrido.

Si en efecto existe alguna base para los rumores de un retorno y participación de alguno de los componentes de la familia Rosselló para el proceso electoral de 2020, la derrota del PNP en esos comicios estaría virtualmente garantizada.  Por eso Puerto Rico y, muy particularmente el PNP, tienen que decirle a la posibilidad de un retorno inmediato de los Rosselló al escenario político: NO, NO Y NO.

Lea sobre este tema la columna de Carlos Dalmau.


Otras columnas de Carlos E. Díaz Olivo

martes, 11 de agosto de 2020

La gran pregunta de noviembre

Sin profundidad real, sin agenda efectiva para los tiempos implacables que nos asechan y sin integridad moral, el PNP y el PPD se han quedado sin nada que ofrecer al pueblo, dice Carlos Díaz Olivo

domingo, 9 de agosto de 2020

El golpe de Estado del PNP y el PPD

Para efectos prácticos, los presidentes del PPD y el PNP han infligido un golpe de estado a la democracia y a la regularidad del proceso electoral, dice Carlos Díaz Olivo

lunes, 3 de agosto de 2020

José Ortiz: el último de los desnucados

Carlos Díaz Olivo declara que, después de tanto desnuque y rodaje de cabezas, la estrategia no ha funcionado y la gobernadora está más debilitada que nunca

lunes, 3 de agosto de 2020

Lo que Justicia dijo y no dijo

Los Estados Unidos nunca han sido neutrales respecto a la dirección política de Puerto Rico. De manera reiterada, han intervenido a su antojo, escribe Carlos Díaz Olivo