Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Vaso con agua mineral (horizontal-x3)
Además de ayudar en nuestra hidratación y ser segura y refrescante, el agua mineral aporta otros numerosos beneficios a nuestra salud. (Shutterstock.com)

El agua mineral carbónica posee gas carbónico (CO2) libre. Este gas puede proceder del mismo manantial o ser añadido posteriormente donde la procesan. Las aguas minerales carbónicas tienen contenidos de gas carbónico entre 3.5 gramos/litro (ligeramente gasí?cadas) y 7.5 gramos/litro que es, por lo general, la mayor concentración utilizada. 

Entre sus mayores ventajas se encuentran su capacidad para estimular los ácidos del aparato digestivo, para alcalinizar la sangre y aumentar la eliminación de líquidos corporales.

Además de ayudar en nuestra hidratación y ser segura y refrescante, el agua mineral aporta otros numerosos beneficios a nuestra salud. Uno de ellos es la disminución de riesgo de padecer ciertas enfermedades.

Los científicos afirman que resultados muestran:

  • Descenso significativo del índice de riesgo cardiovascular;
  • Disminución del colesterol total y de LDL (colesterol malo); 
  • Aumento de la fracción HDL (colesterol o colesterol bueno); y
  • Al alcalinizar la sangre, reduce predisposición a cáncer.

Los resultados obtenidos son especialmente importantes, pues las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte entre las mujeres menopáusicas.

Los expertos concluyeron que la ingesta de agua mineral carbónica junto con alimentos reduces los niveles de triglicéridos y colesterol, lo que predispone a un menor riesgo cardiovascular. Incluso las enfermedades cancerosas, ya que alcaliniza la sangre combatiendo así la proliferación de células que forman tumores.

La autora es dietista clínica.


💬Ver 0 comentarios