Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Se estima que el 25% de las personas con diabetes sufren de enfermedad renal.
Se estima que el 25% de las personas con diabetes sufren de enfermedad renal. (Shutterstock)

Un paciente con nefropatía diabética puede pasar cinco horas en diálisis tres veces a la semana. Se estima que el 25% de las personas con diabetes sufren de enfermedad renal con el paso del tiempo, pues la diabetes es la causa principal de las enfermedades de los riñones.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), los riñones filtran toda la sangre del cuerpo para eliminar los desechos, las toxinas y el exceso de líquido. Ayudan a controlar la presión arterial, estimulan la producción de glóbulos rojos, mantienen sanos los huesos y regulan las sustancias químicas de la sangre que necesitas para vivir.

¿Cómo afecta la diabetes a los riñones?

La diabetes se define como una enfermedad en la que los niveles de azúcar están por encima de 126 mg/dL en ayunas o una glicosilada de 6.5 o más, indicó el endocrinólogo Jorge De Jesús Miranda.

“Cuando la glucosa llega a ese nivel, afecta los capilares. En especial, los glomérulos, que son los entes filtrantes del riñón. Esto sucede porque su microvasculatura se va dañando si la glucosilada no se controla. Ese daño a los riñones a causa de la diabetes es lo que se conoce como nefropatía diabética”, explicó el doctor.

Lo peligroso de la insuficiencia renal es que toma mucho tiempo en aparecer y no produce signos ni síntomas en las etapas iniciales. Los pacientes no saben que la tienen o la están desarrollando, a menos que un médico le haga pruebas de laboratorio para detectarla.

Las pruebas que utilizan los proveedores de atención médica son de sangre y de orina, para saber si el paciente tiene la enfermedad de los riñones causada por la diabetes. De acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, adscrito a los Institutos Nacionales de la Salud, la prueba de orina se usa para ver si hay albúmina en la orina y la prueba de sangre es para ver si los riñones están filtrando bien la sangre.

“Cuando diagnosticamos diabetes, tenemos que evitar que ese paciente llegue a diálisis, haciendo estudios para detectar la condición renal temprano. Controlando la diabetes con medicamentos, podemos evitar los daños en el riñón”, sostuvo el especialista.

En una etapa más avanzada, los síntomas pueden incluir hinchazón de pies, tobillos, manos u ojos; confusión o dificultad para concentrarse, falta de aliento, pérdida de apetito, náuseas y vómitos, picazón constante y fatiga, entre otros.

Otras complicaciones

Los pacientes con nefropatía diabética pueden desarrollar otras complicaciones que pueden aparecer progresivamente, establece el portal de la Clínica Mayo. Estas pueden ser:

  • Retención de líquidos, que podría provocar hinchazón en los brazos y las piernas, presión arterial alta o líquido en los pulmones (edema pulmonar).
  • Aumento en los niveles de potasio en la sangre (hiperpotasemia).
  • Enfermedad cardíaca y vascular (enfermedad cardiovascular), que posiblemente desencadene un accidente cerebrovascular.
  • Daño a los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética)
  • Anemia
  • Llagas en los pies, disfunción eréctil, diarrea y otros problemas relacionados con nervios y vasos sanguíneos dañados
  • Complicaciones del embarazo que implican riesgos para la madre y el feto en desarrollo
  • Daño irreversible en los riñones (enfermedad renal terminal), que eventualmente requiere diálisis o un trasplante renal para sobrevivir

¿Quiénes están en riesgo?

El doctor De Jesús Miranda mencionó que los pacientes con diabetes tipo 1 que también son hipertensos están en riesgo de desarrollar la enfermedad renal, así como los que empiezan a tener albúmina en la orina.

“Puede que el riñón filtre bien, pero, si está filtrando albúmina, ese riñón se va a deteriorar. Así que hay que estar atentos a la presencia de albúmina”, agregó el galeno.

A esto, los CDC añaden que otros factores que pueden aumentar el riesgo de nefropatía diabética son: ser fumador, tener un nivel alto de colesterol en la sangre y tener antecedentes familiares de diabetes y enfermedad renal.

¿Cuál es el tratamiento para los pacientes de diabetes?

Según el especialista, si se encuentra que la función del riñón se va deteriorando por la diabetes o si hay presencia de albúmina o proteína, se utilizan unos medicamentos que se conocen como inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa a nivel renal.

“Se ha demostrado que estos medicamentos bajan la presión dentro del glomérulo y hacen que el riñón no sufra tanto daño y empiece a mejorar su función. A la vez, eso envía unas señales donde se ve una mejoría en el sistema cardíaco”, aseguró el doctor De Jesús Miranda.

No obstante, el endocrinólogo estableció que lo más importante es prevenir la diabetes. Para eso, recomendó que las personas eviten la obesidad, haciendo ejercicio y siguiendo una dieta balanceada, como la mediterránea, que es alta en vegetales y frutas.

“Una vez el paciente ya es diabético, hay que controlar el colesterol, las cantidades de azúcar que consume, la presión, bajar el consumo de la sal y con eso ya podemos controlar el deterioro de los riñones”, concluyó.

💬Ver comentarios