Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.
Mónica Puig (Suministrada)

Al volver a pisar una cancha de tenis después de ocho meses sin jugar, la primera medallista de oro olímpico para Puerto Rico, Mónica Puig Marchán, sintió que estaba lista para seguirle el ritmo a un deporte que no se detiene.

“Estaba muy ansiosa, muy nerviosa. También, muy emocionada de poder hacerlo. Así que, ahora mismo, eso es lo que estoy haciendo, jugando muchos partidos y sintiéndome cómoda de nuevo, compitiendo y actuando bien en lo que más amo en este mundo, que es una cancha de tenis”, contó la tenista puertorriqueña de 27 años en entrevista telefónica desde Atlanta.

El 2020 ha traído consigo desafíos nunca antes vistos en el terreno deportivo. Muchos atletas tuvieron que paralizar sus entrenamientos y agendas, y acuartelarse en sus casas por la pandemia de COVID-19.

Para Mónica Puig, la emergencia de salud internacional detuvo su tiempo en cancha, pero le permitió sacar partido de la cuarentena para recuperarse de su lesión en el codo derecho y volver al juego con el mismo entusiasmo, enfoque y salud que la distinguen.

En diciembre de 2019, se sometió a una cirugía del nervio cubital del codo derecho, nervio que permite la movilización del brazo, la muñeca y la mano, tras sufrir varios dolores desde octubre de ese año.

Ahora, se siente más fuerte

“Para mí, la pandemia fue productiva en temas de recuperación de mi lesión. Pude recuperarme de esa cirugía que, literalmente, me cogió muy de sorpresa porque yo venía muy bien y me faltaban tres semanas para comenzar la temporada”, sostuvo.

La cuarentena también le permitió pasar tiempo con su familia y descansar, importante para cualquier atleta de su calibre.

“Pasé mucho tiempo con la familia, que usualmente uno no lo puede hacer cuando está en el tour porque siempre, cuando viajamos, estamos brincando de lado a lado. Así que eso me vino bastante bien. Y, bueno, también me dio muchas oportunidades de reflexionar, parar y descansar”, dijo la atleta que practica el tenis desde los seis años.

La medallista olímpica continúa con su nota positiva.

Con optimismo hacia el 2021

Mónica Puig cree firmemente que el 2021 será “un muy buen año” para su carrera. La tenista profesional recalcó que se encuentra enfocada en los últimos tres torneos que se avecinan para terminar el 2020 con “una nota positiva”.

“Yo traté de mirar siempre lo positivo de lo que salió del COVID-19, porque, obviamente, cada cosa que pasa en la vida nos enseña algo”, compartió.

El nivel y la presión del tenis cambia cuando ganas unas olimpiadas

Ganar la primera medalla de oro para Puerto Rico trajo sus recompensas, pero también significó muchas presiones mediáticas, deportivas y personales para ella. El nivel del juego subió y las responsabilidades con el deporte, la prensa, los auspiciadores y el país se multiplicaron.

“Todo el mundo te empieza a mirar con un ojo diferente. Las personas tienen más ganas de verte jugar porque tienes un título bien grande en tu espalda”, subrayó.

Y ese título también tiene un peso. Madurar fue para Mónica Puig parte del proceso de crecer y mantener un balance entre sus compromisos y su bienestar. En el camino, las experiencias también le enseñaron a combatir la ansiedad que provoca practicar un deporte de alto calibre.

“Yo me considero una estudiante de la vida. Siempre voy a querer experimentar y conocer. Yo creo que lo más importante es cuando uno fracasa para aprender de esos momentos”, contó la tenista.

“Confiar más en mí y creer más en mí. Quererme más como persona y apreciar todas las cosas que realmente uno hace para llegar a este nivel. A veces, uno se pierde en lo que es el entrenamiento y vivir a la perfección, y no se da cuenta de todo el esfuerzo, dedicación y sacrificio que uno hace para su deporte”, afirmó.

Por otra parte, reconoció que, para cuidar su salud emocional, es primordial tener paciencia y rodearse de influencias positivas.

“Yo vivo bastante feliz porque sé que tengo a mis amigos, mi equipo y mi familia que me apoya y que están ahí por mí”, añadió.

Entrenamiento dentro y fuera de una cancha de tenis

El entrenamiento diario de Mónica Puig puede consistir de cuatro a cinco horas en una cancha, y de una hora y media a dos en un gimnasio. El descanso y una buena alimentación son partes indispensables de su rutina.

“El requerimiento físico para poder ser tenista profesional son muchas horas de trabajo y de poner tu cuerpo en situaciones difíciles para cuando uno va a un partido. Pero, afuera de la cancha todavía estamos entrenando. El descanso es un entrenamiento. La vida de un deportista y la vida de un tenista no solamente es lo que uno hace dentro del campo”, explicó.

Además de pasar horas de entrenamiento físico, Mónica Puig trata de hacer cosas que le ayuden en su concentración y a mantenerse enfocada, como la meditación.

“Una de las técnicas es leer para mantenerme enfocada y entrenar la mente de esa manera. Trato de tomar un poco de distancia de todo lo que es digital, y de estar un poco más en silencio, de estar tranquila. Es muy importante tener ese silencio interno para que uno pueda enfocarse al máximo”, dijo la atleta, que tiende leer libros de misterio como los del autor Stephen King.

Del mismo modo, la tenista puertorriqueña cuida su alimentación para que su cuerpo pueda rendir cada partido. Antes de un juego, procura tener suficiente carbohidratos en el sistema.

“Me gusta estar en la cocina, inventar cosas y mirar diferentes recetas que uno puede hacer en minutos, horas [...] Me fascina”, añadió, la amante de los mariscos y los postres.

“Todo lo que le das al cuerpo es la energía que vas a tener”; así comparte como una recomendación al resto de las personas, eliminar los alimentos que contaminan el sistema digestivo. Esa simple, y a la vez compleja acción consciente, dijo, se va a reflejar en muchas cosas de la vida cotidiana.

“Si tú te propones vivir una vida sana, vas a estar más feliz y estarás más contento con tu vida, porque, naturalmente, te vas a sentir bien”, enfatizó.

Mónica aconseja comer bien, dormir bien y cuidarse siempre.

“La salud de todo el mundo debe ser la prioridad número uno”

Cuidarse y mantenerse activa le permite a Mónica Puig estar saludable y tener energía para durar físicamente jornadas de dos y tres horas en cancha.

Asimismo, para ella, estos hábitos son parte de un estilo de vida.

“Quiero estar saludable para poder vivir una vida contenta. Siento que cuando yo hago ejercicio y como bien, tengo más energía y soy más feliz”, sostuvo.

“Hay que comer bien, hay que dormir bien, hay que cuidarse en cada momento porque tu cuerpo es el único que tienes, y lo tienes que cuidar como si fuera un templo, porque es tu templo”, resaltó.

La tenista puertorriqueña fue escogida por la cadena de farmacias Walgreens para ser la nueva cara de la empresa y prestar su imagen para apoyar diversos esfuerzos como campañas de vacunación y bienestar, entre otras.

“Apoyo todo lo que impacte positivamente a mi gente y a mi isla, y por eso me uno a Walgreens, porque quiero ser parte de su compromiso con Puerto Rico, aportando a una mejor calidad de vida”, indicó.

Por otro lado, la tenista insistió en que le encantaría representar a Puerto Rico en sus segundos Juegos Olímpicos en Tokio 2021, evento que se suponía que fuera este año y fue pospuesto por la pandemia.

“Sería un honor. Ojalá sea la abanderada. Sería algo bastante lindo para mí. Competir con los colores de Puerto Rico siempre ha sido mi prioridad. Siempre y cuando lo pueda hacer, lo voy a hacer”, concluyó diciendo la medallista.

💬Ver comentarios