Algunas de las empleadas boricuas que denunciaron que se les reprendió por hablar español en una clínica pública de Haines City, Florida. (Carla D. Martínez Fernández)

ORLANDO, Florida.– La representante puertorriqueña del Distrito 48 de Florida, Amy Mercado, dijo hoy que el Departamento de Salud y el gobernador de este estado, Ron DeSantis, deben intervenir y corregir la política laboral en una clínica de salud pública en Haines City donde se prohibió a unas empleadas puertorriqueñas hablar español.

“Deberían pedir perdón, disculparse y adiestrar a sus supervisores. En lugar de prohibir y criticar que haya empleados que hablan español, deberían celebrar la diversidad que tienen entre sus empleados”, dijo la representante demócrata en entrevista telefónica con El Nuevo Día.

Hasta hoy, el Departamento de Salud se ha mantenido en silencio y ha evitado hacer expresiones públicas sobre esta controversia.

No obstante, este medio supo que hoy funcionarios del Departamento de Salud viajaron desde Tallahasseee -capital de Florida- hasta la clínica en Haines City para realizar una serie de reuniones con la plantilla de trabajadores de esta clínica.

“Si el Departamento de Salud no corrige esto, entonces vamos a tomar acción en la Legislatura”, adelantó la representante quien atribuyó la controversia al desconocimiento y desinformación de la gerencia de esa clínica acerca de las culturas hispanas que atienden. “Podemos en la Legislatura tomar pasos para que esa agencia cambie sus reglas”, explicó.

“Esta comunidad ha cambiado mucho en Florida con la gran migración de hispanos, sobre todo de puertorriqueños que han llegado y están aportando positivamente a la sociedad y la economía de este estado”, afirmó.

“Yo misma, cuando hablo, cambio de inglés al español y no hay nada malo en eso. Esas críticas vienen de personas con inseguridades”, agregó.

El martes algunas de las enfermeras que denunciaron que se les prohíbe hablar español en esta clínica, aun cuando el requisito para ser reclutadas era que hablaran ese idioma, participaron en una rueda de prensa en la que participaron diversas organizaciones no gubernamentales que hicieron acto de presencia en un parque público de Davenport para darle apoyo.

Al momento, las enfermeras son entrevistadas por abogados de la organización Latino Justice que evalúan la posibilidad de llevar una demanda en los tribunales. Esta fue la entidad que ganó el año pasado un pleito para que se imprimieran papeletas en español en condados con una importante presencia poblacional hispana.


💬Ver 0 comentarios