Charlie Morton fue el lanzador más consistente por los Rays de Tampa Bay durante toda la temporada. (AP)

Los Rays de Tampa Bay fueron capaces de superar todas las adversidades durante la temporada regular. Ahora enfrentan un nuevo reto, el más importante de los últimos seis meses.

Tampa (96-66) viaja esta noche a Oakland para medirse a los Athletics (97-65) en el choque que definirá el comodín de la Liga Americana.

Se trata de dos equipos que sorprendieron durante toda la campaña regular no empece a los problemas de lesiones que atravesaron, principalmente en sus respectivos cuerpos de lanzadores.

En el caso particular de los Rays, el dirigente Kevin Cash tuvo que hacer malabares para poder manejar su lesionada rotación, desde utilizar relevistas para abrir partidos a traer de emergencia lanzadores de liga menor.

“Esa es la belleza de este juego. Hay muchas formas diferentes de completar el trabajo”, dijo hace unos días el receptor Travis d’Arnaud al diario Tampa Bay Times. “Quizás nosotros no hicimos las cosas de la forma tradicional con el pitcheo, pero aún así nos mantuvimos ganando”.

“Muchos equipos utilizan más de lo normal la estrategia de los pareos durante los playoffs, pero nosotros lo hicimos toda la temporada. Nadie está más listo que nosotros para hacerlo”.

Esta noche Cash no tendrá que inventar mucho sobre ese particular. No en lo que al abridor se refiere. Tampa enviará al montículo al derecho Charlie Morton (16-6, 3.95), quien fue su lanzador más consistente durante toda la temporada y el más saludable de la rotación.

Morton, de 35 años, viene de tres triunfos seguidos. Es además el lanzador con más experiencia en partidos de postemporada.

Milagroso regreso

Por su parte, los Athletics, enviarán a la lomita al zurdo Sean Manaea, quien milagrosamente regresó a lanzar en la parte final de la campaña del 2019 tras sufrir una operación en el hombro izquierdo en septiembre del 2018.

Manaea tuvo cinco salidas en septiembre y ganó cuatro de ellas (4-0) con una efectividad de 1.21.

“Esta es una de esas oportunidades que siempre he pensado en ella”, señaló Manaea, de 27 años, a The Associated Press.

El dirigente Bob Melvin seleccionó a Manaea por encima de Mike Fiers, quien fue su lanzador más consistente en la última etapa de la temporada.

Fiers, quien lanzó un juego sin hits ante los Reds de Cincinnati, terminó con foja de 15-4 con efectividad de 3.90.

Tuvo en la temporada una racha de 12 triunfos al hilo ante de perder el 9 de septiembre en un partido en el que apenas duró una entrada.

El ganador de este juego de ‘muerte súbita’ deberá enfrentarse a los favoritos Astros de Houston en la Serie Divisional que está pautada para iniciar el viernes en el Minute Maid Park.


💬Ver 0 comentarios