Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Robinson Canó, de los Marineros de Seattle,  fue suspendido por 80 partidos tras  violar la política antidopaje del béisbol de las  Grandes Ligas. Canó no será elegible para jugar en la postemporada en el caso de que su equipo avance a las series. (AP) (vertical-x1)
Robinson Canó, de los Marineros de Seattle, fue suspendido por 80 partidos tras violar la política antidopaje del béisbol de las Grandes Ligas. Canó no será elegible para jugar en la postemporada en el caso de que su equipo avance a las series. (AP)

El extraordinario legado de Robinson Canó quedó manchado, y difícilmente pueda limpiar su imagen, tras lo que el segunda base dominicano justificó como “un error”.

Canó, uno de los mejores intermedistas en la historia de las Mayores, fue suspendido ayer por 80 partidos por violar la política antidopaje del béisbol de las Grandes Ligas. Canó dio positivo a furosemida, un diurético. En un comunicado divulgado por medio del sindicato de peloteros, Canó señaló que recibió la sustancia en su país natal y que no sabía que estaba prohibida.

El ‘pecado’ de Canó tendrá grandes repercusiones en la carrera del jugador y en sus aspiraciones de ingresar al Salón de la Fama, luego de su retiro.

Uno de los que piensa de esa forma es el reputado periodista dominicano Leo López, quien suma cuarenta años de experiencia, incluyendo cobertura de Grandes Ligas.

“Canó iba a ser un Salón de la Fama cinco años después de su retiro. Ahora, tú sabes que hay muchos miembros adscritos a la Asociación de Escritores que toman en consideración ese tipo de uso de sustancias sobre todo en esta época. Porque antes del 2003 te lo podían aceptar porque no estaba prohibido y no había ningún tipo de regulación. Pero ya desde 2003 no hay ningún tipo de justificación”, dijo López a El Nuevo Día desde la República Dominicana.

“Su carrera, sin dudas, va a quedar afectada y su posible exaltación al Salón de la Fama también. Son muchos casos de jugadores que no dieron positivo. solo sospechas, y se les ha apuesto difícil entrar al Salón de la Fama de Cooperstown.”

Canó, un bateador de .304 de por vida, está a 583 imparables para arribar a la mítica cifra de los 3,000. Tiene contrato vigente hasta el 2023.

Desistió de una apelación

Una vez el intermedista arrojó positivo y por ser una sustancia diurética, MLB y la Asociación de Peloteros contrataron a Thomas Martin, administrador del programa antidopaje, para determinar si el uso de furosemida fue un intento de “reemplazar, diluir, esconder o adulterar una muestra o de alguna manera alterar un control”, según reza el reglamento.

En el deporte, comúnmente, los atletas utilizan este diurético para enmascarar el uso de algún estimulante o esteroides.

Luego de que Martin llegara a una conclusión, el sindicato presentó un recurso el mes pasado. El caso debió ventilarse ayer en Seattle ante el juez de arbitraje Mark Irvings, pero el sindicato informó a MLB el viernes pasado que Canó quería desistir de su recurso.

“Esta fue la decisión más difícil que he tomado en mi vida, pero finalmente fue la decisión correcta dado a que no discuto haber recibido la sustancia”, dijo Canó en un comunicado. “Me disculpo con mi familia, mis amigos, fanáticos, mis compañeros de equipo y la organización de los Marineros”, agregó.

“Dicho medicamento me lo dio un doctor con licencia en la República Dominicana para curar una dolencia médica. No me di cuenta enese momento que me dieron un medicamento que estaba prohibido, obviamente ahora deseo haber sido más cuidadoso”. indicó.

Cero justificación

Sin embargo, López indicó que ningún pelotero puede alegar desconocimiento en estos tiempos en que los jugadores están bien informados sobre la política antidopaje.

“Realmente no lo entiendo y estoy sorprendido. En esta época no hay excusas. Las reglas del uso de sustancias prohibidas están muy claras. No te vas a tomar un calmante si tienes dolor de cabeza sin consultar un médico sobre lo que vas a tomar. Nadie, absolutamente nadie, puede venir a decir en esta época: ‘nada fue un error que cometí’. La reglas están bien escritas y tienes que estar apegadas a ellas”, agregó el veterano periodista con firmeza sobre el jugador, que fue inactivado hace unos días tras sufrir una fractura en la mano derecha.

“Creo que es un error lamentable que acaba de cometer. No solo se hace daño él como persona, a su figura y a su legado dentro del juego, le hace daño también a su organización que en estos momentos está en disputa en la tabla de posiciones y que en caso de poder llegar a la postemporada, aunque haya cumplido su sanción no va a poder jugar”.

Los Marineros no tardaron en emitir un comentario y respaldaron a su intermedista estrella luego de aceptar sus disculpas.

“Robinson cometió un error. Nos explicó lo ocurrido, aceptó el castigo y se ha disculpado con los fanáticos, la organización y sus compañeros. Apoyaremos a Robinson para superar esta desafío”, dijo el equipo.

Empero, la credibilidad del jugador queda en entredicho y despertará serias dudas por el resto de su carrera. “Nadie puede decir lo contrario. Una vez hablaste mentiras ya prácticamente la mitad de tu vida te has pasado en esas... hablando mentiras. Cuando te atrapan no hay forma de justificar o decir que no lo habías hecho antes. Es muy difícil que puedas alegar que antes no lo habías usado. Es cuestión de credibilidad”, apuntó.

Consternación en Dominicana

Por último, López indicó que la noticia ha consternado al pueblo dominicano. “Realmente es una noticia devastadora, ya que Robinson no solo es uno de los peloteros más populares que hay en el país, sino que también es un pelotero que hace ayuda comunitaria, como por ejemplo en formación de escuelas en San Pedro de Macorís. Uno de los tipos más carismáticos del béisbol de República Dominicana. Estamos consternados. Es una noticia que nos ha sorprendido de mala manera”.


💬Ver 0 comentarios