Kike Hernández (izquierda) y Christian Vázquez se combinaron para producir una espectacular ofensiva que incluyó seis extrabases con tres jonrones.
Kike Hernández (izquierda) y Christian Vázquez se combinaron para producir una espectacular ofensiva que incluyó seis extrabases con tres jonrones. (The Associated Press)

Los puertorriqueños Kike Hernández y Christian Vázquez fueron dos de los bateadores más sobresalientes por los Red Sox de Boston en la Serie Divisional de la Liga Americana en que derrotaron 3-1 a los Rays de Tampa Bay para ganarse el derecho de pasar a la Serie de Campeonato de ese circuito.

Hernández, patrullero y también jugador del cuadro, junto con el receptor, encabezaron la brutal ofensiva de los Red Sox durante la serie que concluyeron el lunes con un triunfo 6-5 sobre los Rays en el Fenway Park de Boston, con un elevado de sacrificio de Hernández que impulsó a la goma a un compañero y dejó tendido en el terreno a Tampa Bay.

Si bien vale destacar que los dos bateadores boricuas encabezaron en promedio ofensivo la lista de nueve peloteros de Boston que jugaron los cuatro juegos que duró la serie, más sobresalen los números combinados de Hernández y Váquez.

Entre los dos conectaron 15 inatrapables en 36 turnos para un astronómico promedio de .417, con 10 carreras empujadas y siete anotadas. Entre los 15 hits que totalizaron entre ambos, seis fueron extrabases, de los cuales tres fueron cuadrangulares.

En términos individuales, cuando se toman en cuenta los jugadores de los Red Sox que tomaron parte en los cuatro partidos que duró la serie divisional ante Tampa, Hernández fue el mejor bateador del equipo con promedio de .450, producto de sus nueve hits en 20 turnos. De sus nueve hits más de la mitad, cinco, fueron extrabases, con dos cuadrangulares y tres dobletes.

Hernández además empujó seis carreras y anotó cuatro. Su porcentaje en base fue de .429 y terminó con un slugging de .900 y un OPS de 1.329.

Solo el bateador designado J.D. Martínez tuvo mejor promedio de bateo que Hernández, con .467, pero Martínez solo jugó tres partidos porque se perdió el primero debido a la lastimadura de tobillo que le privó también de jugar el duelo de ‘wild cards’ ante los Yankees.

Así las cosas, entre los nueve bateadores de los Red Sox que sí estuvieron en los cuatro partidos, hay que destacar que siete de ellos batearon para .300 o más, y un octavo, Hunter Renfroe, casi lo logra al promediar .294. A eso súmele los .467 de Martínez.

Después de Hernández, siguió Vázquez con .375, con un jonrón, cuatro empujadas y tres anotadas. Su OPS fue de .938.

El receptor, al igual que Kike, también se vistió de héroe en uno de los partidos. Hernández decidió el juego del lunes con su fly de sacrificio, pero Vázquez venía de decidir el partido anterior el domingo con un cuadrangular de dos carreras en la decimotercera entrada.

💬Ver comentarios