Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La película de Durán está siendo grabada en parte en la Isla. (GFR Media)

Nota del editor: primera entrega de una nueva sección que publicará cada sábado y que ofrece una mirada a  la vida actual de  atletas retirados o líderes  del deporte ya alejados  del ojo público.

La vida de Roberto Durán Samaniego es tan colorida y llena de aventuras, que muchos episodios suenan como ficción.

Y de la manera en la que el Manos de Piedra la relata, con gusto y con hipérbole, hace difícil en ocasiones distinguir el mito y la leyenda de lo cotidiano y verídico.

Desde noquear a un caballo para ganar una apuesta en su ciudad natal, hasta patearle el trasero a Sylvester Stallone en un guanteo durante la filmación de Rocky II, las historias de Durán son interminables.

Hoy día, Durán trota el mundo. Reside la mayor parte del tiempo en Ciudad Panamá, pero también tiene residencia en Miami. Un filme sobre su vida, “Hands of Stone”, se exhibió en el Festival de Cine de Cannes, Francia, y está a punto de estrenar en salas de cine alrededor del mundo. Recientemente entrenó a “Sugar” Shane Mosley para su pelea ante David Avanesyan el pasado 28 de mayo en Glendale, Arizona.

Sin lugar a dudas, aún a los 65 años y 15 años después de su último combate, el Cholo, como también le apodan, tiene su plato lleno.

“La historia mía es demasiado grande. Si hay una película que se llama ‘Los 10 Mandamientos’, y ‘El Mago de Oz’ y ‘Lo que el viento se llevó’, bueno, la vida mía sobrepasa todo eso”, le dijo Durán a El Nuevo Día durante la reciente actividad del Salón de la Fama del Boxeo Internacional (IBHOF, por sus siglas en inglés) en Canastota, Nueva York. “La vida mía, en una historia (película) tendría que durar un año viéndola”.

En realidad, el largometraje “Hands of Stone” (Manos de Piedra, en español) es protagonizado por el dos veces ganador del Oscar, Robert DeNiro, en el papel de Ray Arcel, el legendario entrenador de Durán, quien a su vez es interpretado por el venezolano Édgar Ramírez. El músico, político y actor panameño Rubén Blades carga con el papel de Carlos Eleta, el veterano manejador de boxeadores, quien además de guiar la carrera de Durán fue quien junto a Yamil Chade firmó como profesional a Wilfredo “Bazooka” Gómez. El intérprete de música urbana Usher Raymond hace de Sugar Ray Leonard y John Turturro interpreta al mafioso, Frankie Carbo.

La película, en parte filmada en Puerto Rico, tuvo varios retrasos durante la producción, pero finalmente está señalada para estrenar el próximo 26 de agosto.

“Me siento bien contento por ser el primer latino boxeador de esa índole, de ese nivel”, dijo Durán de 65 años.

Cuando se le pregunta sobre cuán fiel es el largometraje a la historia verídica, Durán no comenta mucho. Pero su lenguaje no verbal denota incomodidad con el resultado final.

Durán se retiró forzosamente del boxeo luego de un aparatoso accidente de tránsito en el 2001 en Argentina, donde se encontraba promocionando un disco compacto en su rol de salsero. En los últimos años, el panameño ha bajado de peso y hoy día luce en buena condición física.

Dentro de su cargado itinerario hay una visita a Puerto Rico, preliminarmente señalada para finales de año.

“Vamos a ver, esa es mi intención", dijo sobre el viaje a la Isla. “Todo el mundo me quiere allá. Yo pertenezco a Puerto Rico. Tengo compadres en Puerto Rico. Mucha gente a la que quiero”, dijo el hombre que logró marca profesional de 103-16, con 70 nocauts.

Entonces comenzó a interpretar versos del “Lamento Borincano”, en ritmo de salsa, a capela. Desentonó en varias ocasiones, pero se la gozó completa, sonriendo todo el tiempo.

Tal y como ha vivido su vida.


💬Ver 0 comentarios