Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
La votación fue 97-92, 98-91 y 98-91 para Arroyo. (Archivo)

McJoe Arroyo se convirtió anoche en el campeón mundial 54 de Puerto Rico, con una victoria por decisión técnica tras 10 asaltos sobre el filipino Arthur Villanueva.

La votación fue 97-92, 98-91 y 98-91 para Arroyo. La pelea terminó tras 10 asaltos, debido a una profunda cortadura sobre el ojo derecho de Villanueva, causada por un cabezazo accidental en el asalto seis.

 “Gracias a Dios logramos nuestro sueño. Ahora  a seguir trabajando”, le dijo el nuevo campeón a El Nuevo Día, en entrevista telefónica tras la pelea.

“Sabía que (Villanueva) era un boxeador muy técnico y paciente. Tiene un estilo similar al mío. Le gusta ser inteligente”.

Con mayor agresividad, Arroyo se llevó el primer asalto, que fue muy parejo. Villanueva dominó el segundo y mostró ser un púgil de mérito, pegando bien desde larga distancia y atacando los planos bajos.

“Estoy un poco dolido… Nunca me lastimó pero me dio buenos golpes”, admitió McJoe.

El tercer episodio también fue del filipino, quien dominaba cuando Arroyo le permitía tirar desde lejos. En este asalto comenzaron los cabezazos accidentales y los abrazos de ambos púgiles.

McJoe salió a  enfatizar su puntería y pegada en el cuarto, y esto le ganó el asalto. Villanueva hizo ajustes y dominó el quinto con certero y continuo contragolpeo. Pero un golpe bajo y varios choque de testas le ganaron una fuerte amonestación de parte del réferi puertorriqueño Rafael Ramos.

Villanueva dominaba el sexto cuando otro choque de cabezas le costó un punto de multa.

McJoe apretó en el siete y pegó sus manos más fuertes ante un rival cuya visión lucía afectada por la herida y sangrado sobre su ojo derecho.

“(Villanueva) tenía más velocidad de lo que muchos pensábamos. Cambiaba su estilo de pelea, no era monótono. Noté que metiéndole un poco más de fuerza a los golpes podía bajarle la intensidad. Porque él estaba cogiendo confianza, y había que quitarle eso”, explicó el fajardeño.

Y Villanueva demostró que la opinión de su rival era correcta, cuando a pesar de la herida salió más agresivo en el octavo, episodio que ganó.

“En el ocho vino bien fresco. Me sorprendió mucho. Me dije: ¡Wow! Es un tipo bravo de verdad”, relató McJoe. “Lo que me ayuda es que nunca pienso que lo tengo acabado. Al contrario, siempre pienso que mi oponente es peligroso”.

Un cauteloso Arroyo boxeó defensivamente en el noveno y décimo. Fue entonces que el médico de turno examinó la herida de Villanueva y recomendó que pararan la pelea. Ramos estuvo de acuerdo y, como la herida fue causada por un cabezazo accidental, el ganador fue decidido por la votación de los jueces.

El nuevo campeón mundial y su grupo de trabajo arribarán de regreso a la Isla el domingo. Su vuelo de retorno, el 248 de American Airlines, está pautado para aterrizar a las 11:07 pm en el Aeropuerto Internacional de Isla Verde.


💬Ver 0 comentarios