Amanda Serrano espera mudarse a la isla antes de la época navideña.
Amanda Serrano espera mudarse a la isla antes de la época navideña. (Ramon Tonito Zayas)

Amanda Serrano no deja de buscar maneras para afianzar su leyenda como una de las grandes boxeadoras de todos los tiempos.

En ese viaje, ha llegado hasta las puertas de la danesa Sarah Mahfoud para unificar los títulos de la división pluma (126) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), Consejo Mundial de Boxeo (CMB), la Organización Internacional de Boxeo (OIB) y la Federación Internacional de Boxeo (FIB) el próximo sábado, 24 de septiembre cuando ambas se midan en Manchester, Inglaterra.

“Me siento muy contenta porque es una división en la que me siento cómoda. Además, quiero obtener un título más en las 126 libras. Yo quiero ser la campeona indiscutible (de esta división). Este es el primer paso. Estoy lista. Voy con todo y sin miedo, como siempre”, expresó la peleadora en entrevista telefónica con este medio junto a su entrenador Jordan Maldonado.

“Yo estoy confiada en que voy a ganar porque este es mi peso. Nadie puede ganarme en las 126″, agregó la deportista que sale hoy, sábado, para Inglaterra.

Serrano, que es una 126 libras natural, posee los cinturones de ese peso de la OMB, CMB y la OIB. Por su parte, Mahfoud (11-0, 3 KO’s) posee el cetro de la Federación Internacional de Boxeo (FIB).

De salir airosa, la peleadora puertorriqueña planifica ir en busca de la correa que posee la mexicana Érika Cruz, campeona pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

De hecho, Maldonado sostuvo que han comenzado conversaciones con el equipo de Cruz de cara a un enfrentamiento. Asimismo, tienen en agenda la pelea ante la argentina Brenda Carabajal, que estaba pautada para el pasado 6 de agosto en el Madison Square Garden de Nueva York y que fue cancelada.

“Esta pelea (la de Carabajal) es mandatoria con la OMB. También para el próximo año tenemos la revancha con Katie Taylor. Pero por ahora lo más importante para nosotros es conseguir esos dos títulos que nos faltan (el de Mahfoud y el de Cruz)”, expresó Maldonado, quien espera que entre octubre y noviembre de este año Serrano vuelva a subir a un ensogado, ya sea para enfrentar a Cruz o a Carabajal.

Asimismo, el técnico anticipó que la esperada revancha entre su pupila y Taylor, la campeona indiscutible de las 135 libras, debe darse en algún momento del 2023.

Serrano y Taylor protagonizaron una histórica contienda en el Madison Square Garden de Nueva York en abril pasado, en la que la irlandesa retuvo sus títulos ligeros por una sorpresiva decisión dividida. De hecho, esta fue la última pelea de la boricua.

Desde que se dio a conocer la decisión de los jueces, se ha hablado de la posibilidad de que ambas boxeadoras vuelvan a medirse.

“Hay un 100% (de posibilidad de que se dé la revancha). Eso es algo que no debe pasar del año entrante. Si todo sale bien con la pelea del sábado, 24 (de septiembre), luego trataríamos de hacer la pelea contra Érika Cruz, una pelea de defensa y luego la pelea con Katie Taylor a mediados de 2023″, estipuló Maldonado.

Al mencionarle esta posibilidad a Serrano (42-2-1, 30 KO’s), señaló que está deseosa de volver a medirse con Taylor para tener la oportunidad de vencerla.

“Me siento contenta porque creo que gané la primera pelea. Quiero tener la oportunidad de pelear con ella y ganar y probar que soy una de las mejores. Tengo el talento para eso”, esbozó.

En cuanto a la preparación de Serrano para la reyerta ante Mahfoud, Maldonado explicó que han realizado intensas sesiones de guanteo y corridas en la calle. El plan es que la boricua pueda durar los 10 asaltos con la misma resistencia y de ser posible terminar el combate antes para evitar que los jueces decidan el resultado.

“La diferencia ahora es que antes, después de dos o tres rounds que uno le da duro, uno coge un round para bajar la intensidad y después volver a darle duro. Pero en este campamento, lo que buscamos es dar todo en los 10 asaltos”, dijo Maldonado.

Venimos con la mentalidad de que la pelea no llegue a los 10 asaltos. Siempre es peligroso cuando las peleas llegan a la distancia porque ahí es donde los jueces tienen algo que decir y depende lo que les guste a ellos”, añadió.

Entusiasmada con su mudanza

Luego del enfrentamiento contra Mahfoud, Serrano estará una semana en Nueva York para después viajar a Puerto Rico, para prepararse para su próximo compromiso y para comenzar el proceso de ambientación de su nuevo hogar en Carolina.

La múltiple campeona mundial compró una propiedad en la isla gracias al dinero obtenido en la pelea con Taylor. Serrano contrató al exvallista y medallista olímpico Javier Culson para que la ayudara a conseguir la casa de sus sueños, lo que logró en julio cuando le entregaron las llaves de su nuevo hogar.

“Este era uno de mis sueños. Estoy bien emocionada. No puedo explicar lo que siento. Esto loca por hacer esta pelea (la del 24 de septiembre) para ir a Puerto Rico para bregar con mi casa. Tengo muchas imágenes de Pinterest de las cosas que quiero hacer”, puntualizó Serrano, quien planifica mudarse permanentemente a Puerto Rico antes de la época navideña.

“Estoy supercontenta y lista para esta mudanza”, insistió.

💬Ver comentarios