(semisquare-x3)
En un recorrido que hiciera El Nuevo Día en agosto pasado, el municipio no había comenzado los trabajos de mejoras en el Natatorio. (GFR Media)

Una delegación compuesta por varios senadores y ciudadanos vinculados al deporte de la natación visitaron ayer el Natatorio de San Juan para participar de una vista ocular y observar las condiciones en las que se encuentra esta estructura, que ha estado cerrada al público desde septiembre del pasado año tras el paso del huracán María.

Las personas que acudieron a la vista, dirigida por el senador Áxel “Chino” Roque, presidente de la Comisión de Juventud, Recreación y Deportes, constataron que las instalaciones tienen problemas estructurales que dificultan su operación, pero se fueron con la promesa de que la instalación deportiva abrirá sus puertas en algún momento entre finales del mes de noviembre y finales de diciembre.

“Ellos alegan que a más tardar a fines de noviembre o a fines de año es que van a abrir el Natatorio, pero nosotros queremos que nuestra gente tenga sus instalaciones al día”, dijo el senador. “Ellos (los representantes del municipio de San Juan) alegaron que tenían unas prioridades antes del deporte, como son la educación y la salud, y por eso no habían trabajado con el área del Natatorio”, agregó.

El legislador declaró que la razón que le dieron para la tardanza en la reapertura de la piscina obedece a que el seguro no les podía pagar porque “lo que les iban a dar se lo llevaba el deducible” y que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias no les había desembolsado unos pagos que le debían.

Sin embargo, el licenciado Héctor Rivera, en representación del municipio de San Juan, indicó que la reparación del Natatorio “depende de los fondos ordinarios del municipio y de los reembolsos de FEMA”.

“El Natatorio, al igual que toda la infraestructura municipal, sufrió significativos daños a causa del paso del huracán María. A pesar de los daños a todo el sistema de luminaria, el techo, la bomba de filtración y el área de baños, las partidas concedidas por la aseguradora privada del municipio para la instalación del Natatorio no sobrepasaron el deducible”, sostuvo Rivera en declaraciones escritas.

“Por lo tanto, hasta que los reembolsos de FEMA para las instalaciones no progresen, todos los arreglos municipales necesarios para la reapertura del Natatorio dependen enteramente del presupuesto municipal y los recursos disponibles”, agregó el representante municipal.

Rivera estipuló que la alcaldesa Carmen Yulín Cruz “ha encomendado una serie de obras y mejoras con cargo al presupuesto municipal, dirigidas a lograr la reapertura del Natatorio a finales del 2018”.

Tras la culminación de la vista, en la que los presentes se hallaron con problemas con la iluminación, daños en los baños y los techos y en unas bombas de agua, el senador solicitó un listado y el costo de los daños y el plan de trabajo para la reapertura del inmueble.

Roque manifestó que la vista surgió tras un pedido de “constituyentes” que se comunicaron con su oficina.

El legislador estuvo acompañado por sus homólogos Henry Neumann, Nelson Cruz y José “Joíto” Pérez. También acudieron el presidente de la Federación Puertorriqueña de Natación, Morgan Toro, y entrenadores del club de natación que entrena en el Natatorio, San Juan Caribá.

En representación del municipio de San Juan estuvieron el director de Recreación y Deportes de San Juan, Pedro Rojas; el licenciado Ricardo Rosario y Juan Alicea.

El Natatorio de San Juan, localizado en el Parque Central, en Santurce, fue abierto al público en diciembre de 2006 y fue construido a un costo de $28 millones. Entre sus facilidades, posee una piscina de dimensiones olímpicas y una piscina de clavados.

En el inmueble se ofrecían clases de natación y era utilizado para diversas competencias nacionales e internacionales.


💬Ver 0 comentarios