Destinee Hooker informó a las Sanjuaneras de la Capital previo al inicio de la serie final, que no podía continuar jugando por un embarazo de alto riesgo.
Destinee Hooker informó a las Sanjuaneras de la Capital previo al inicio de la serie final, que no podía continuar jugando por un embarazo de alto riesgo. (Suministrada)

Las Sanjuaneras de la Capital en el Voleibol Superior Femenino presentaron hoy, viernes, una solicitud de certificación ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico para que atienda con urgencia la controversia relacionada a las decisiones de la Federación Puertorriqueña de Voleibol y del Comité Olímpico de Puerto Rico (Copur) de no permitir que el sexteto de San Juan pudiera reemplazar a la jugadora Destinee Hooker-Washington, quien debido a un embarazo de alto riesgo no podía participar en la serie final ante las Criollas de Caguas.

Hoy mismo en la mañana, el Tribunal de Primera Instancia, a través del juez Anthony Cuevas, declaró “no ha lugar” una reconsideración sometida por las Sanjuaneras el jueves.

A través de un comunicado de prensa, Dennis Seilhamer, representante legal de las Sanjuaneras, explicó “que está convencido de que en este caso hay argumentos legales para que el equipo prevalezca” y agregó que “el debido proceso de ley debe ser respetado y las Sanjuaneras luchará para que este se haga valer en Puerto Rico”.

El escrito añade que en la certificación presentada al Tribunal Supremo “se discute la aplicación del concepto ‘autonomía deportiva en Puerto Rico’, recurrentemente levantado por el COPUR y por las federaciones internacionales, en aras de evitar la revisión de sus determinaciones por parte de la Rama Judicial, aun cuando se plantean cuestiones de violaciones al debido proceso de ley entre las partes privadas y las normas que deben regir la revisión de determinaciones de arbitrajes cuando involucran actuaciones arbitrarias y que constituyen discrimen por razón de sexo”.

La también representante legal de las Sanjuaneras, Tatiana Vallescorbo Cuevas, aseveró que “debe existir una expresión del Máximo Foro sobre la visión irrestricta de la ‘autonomía deportiva’ en el País. Creo que tal acercamiento de la autonomía deportiva ha sido repetido por más de cuatro décadas por los foros de instancias en forma de eco sin aval del Tribunal Supremo, resultando tristemente en detrimento de los atletas del país, sobre todo, en detrimento de la mujer”.

El viernes en la mañana, Cuevas emitió una breve resolución de una página, en que llanamente declaró no ha lugar la solicitud de reconsideración.

“Certifico que la determinación emitida por el Tribunal fue debidamente registrada y archivada hoy 1 de octubre de 2021, y que se envió copia de esta notificación a las personas antes indicadas, a sus direcciones registradas en el caso conforme a la normativa aplicable. En esta misma fecha fue archivada en autos copia de esta notificación”, lee la corta resolución en que el juez aclara que las partes pueden presentar un recurso de apelación, revisión o certiorari.

En la solicitud de revisión sometida ayer por los abogados representantes del equipo de San Juan se le pedía al tribunal que reconsiderara la decisión emitida por el juez Cuevas el 15 de septiembre en la que declaró no ha lugar las mociones presentadas por la franquicia por “falta de jurisdicción”.

El caso se relaciona a la jugadora importada Hooker-Washington, quien por un embarazo de alto riesgo dejó de jugar con las Sanjuaneras. El equipo, a su vez, solicitó a la liga que se le permitiera sustituirla previo al inicio de la serie final, pero el organismo falló en su contra pues según su reglamento, durante la postemporada solo se pueden sustituir jugadoras refuerzos que hayan sufrido una lesión producto de su desempeño en la cancha.

El equipo siguió el proceso administrativo luego del fallo inicial del director de torneo, licenciado José Rafael Servera, incluyendo una apelación ante el presidente de la FPV, Dr. César Trabanco, y luego de que este ratificara la decisión de Servera, acudió ante el Comité Olímpico para que su Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo (TAAD) tomara parte en el caso. El TAAD también le falló en contra a las Sanjuaneras, por lo que el apoderado del conjunto, Marcos Martínez, decidió acudir al Tribunal de Primera Instancia.

Solo un paso dentro de proceso administrativo de apelación le faltó al equipo, el del Tribunal Apelativo y de Arbitraje Deportivo del Comité Olímpico Internacional en Suiza, lo que el equipo alegó durante la vista en corte, era oneroso por la premura de que el caso se resolviera con prontitud.

La vista en el Tribunal de Primera Instancia se dio luego de que la FPV diera por confiscada la serie final en favor de las Criollas de Caguas, luego de que las Sanjuaneras no se presentaran a la cancha para el primer juego.

Entre las solicitudes del equipo se encontraba que se reconsiderara la decisión de tribunal y se dictara sentencia para declarar que “la actuación de la Federación de Voleibol de Puerto Rico y del Comité Olímpico de no autorizar la sustitución de una jugadora de refuerzo en la serie postemporada por entender que un embarazo del alto riesgo, con instrucción médica para que la jugadora cese la práctica deportiva, no se ajusta a una interpretación lógica de lo que constituye lesiones incapacitantes”.

💬Ver comentarios