Cineastas puertorriqueñas realizan el documental sobre la galardonada actriz boricua.

Mientras esperaba por su hijo, Marcel Ruiz, en el set de filmación de la serie “One Day at a Time” (Netflix), la cineasta puertorriqueña Mariem Pérez Riera se dedicaba a observar con fascinación a la galardonada actriz Rita Moreno, quien compartía roles con su hijo en la producción. Era una oportunidad única tenerla de frente, actuando, pero también siendo ella fuera de las cámaras.

En silencio, Mariem la miraba con admiración, pero también con la curiosidad de cineasta. Por eso, cuando escuchó al productor de la serie, Brent Miller, mencionar que estaba buscando un director para realizar un documental sobre la actriz, no dudó en acercarse.

“Yo conozco a Brent porque estoy allí en el set con Marcel, y él me conoce solamente como la madre de Marcel, más nada. Pero cuando lo escucho hablando de eso, le cuento que yo soy directora de cine, que hago documentales, y que me gustaría hacer un ‘pitch’ para eso. Así que cuando surgió la oportunidad, que fue como un año después de que él me lo había comentado, hice la presentación de la propuesta, como otros directores que no sé quiénes fueron, y pues, me escogieron”, relata con emoción la directora en entrevista telefónica desde California, donde reside.

De esta manera, la cineasta puertorriqueña se convirtió en la narradora y creadora del nuevo documental “Rita the girl who decided to go for it”, posible título de este trabajo que formará parte de la reconocida serie de perfiles American Masters, de la cadena PBS.

Se trata de un trabajo documental para cine y televisión sobre la vida y carrera de Rita Moreno, única artista latina en alcanzar el título PEGOT, al ganar los premios Emmy, Grammy, Oscar, Tony y, recientemente, un Peabody. El proyecto, que comenzó a filmarse en agosto del año pasado, presentará por primera vez la historia de la actriz narrada por ella misma, con comentarios de familiares, directores, actores y amigos.

“Es una historia que, aunque habla de sus logros, tiene mucho de esa lucha por ser mujer, por ser latina, por ser puertorriqueña y todo lo que ha tenido que luchar para seguir logrando cosas y seguir hacia adelante”, dice Mariem, toda vez que agrega que una parte importante del trabajo es presentar cómo fue y sigue siendo ser una mujer latina en Hollywood.

“Me interesaría mucho que se sepa que las mujeres todavía seguimos teniendo situaciones muy similares a las que ella vivió hace 50 años atrás de prejuicio por ser mujer, de prejuicio por ser latina, de prejuicio por tener acento, por sexismo. Eso es algo que ella ha vivido toda su vida y lo tiene bien impregnado, aunque ella ya lo asume. Ella empezó (en esa industria) desde los 17 años y en ese entonces no había un movimiento como el de ahora (Me Too), tampoco había un grupo deapoyo realmente solidario, eso no existía. Por eso me gustaría que cuando la gente vea su documental se lleve un poco de inspiración, sobre todo las mujeres, para seguir con las luchas que todas tenemos por simplemente ser mujer. Quisiera que puedan tener en el documental de Rita esa inspiración y esa fuerza para seguir adelante que es la que ella me ha dado a mí al contar su historia”, agrega.

Una de las particularidades de este trabajo es que la mayoría del equipo de producción lo conforman puertorriqueños y puertorriqueñas, entre ellos la productora Ilia Vélez, el director de fotografía PJ López y el sonidista Anthony Ortiz. Participó, además, la asistente de cámara Juli Silver.

Mariem relata que los creadores de la serie le dieron la oportunidad de seleccionar su equipo, por lo que recurrió a las personas con las que siempre ha trabajado. La productora Ilia Vélez se mostró agradecida de esta experiencia que le ha permitido conocer a fondo la historia de un icono de la actuación que, como reconoce, tiene mucho que contar.

“Ella no solamente es una mujer, sino que es una mujer latina que llegó a Estados Unidos en una época de una inmigración bien grande. En ese contexto, hizo camino para un montón de mujeres en diferentes áreas. Así que todos esos ‘layers’ de la vida de una mujer de 87 años, que los acaba de cumplir, es ahora el reto de Mariem en el cuarto de edición”, comparte Ilia sobre el trabajo de posproducción en la que se encuentra este documental, el cual podría ver luz para principios del próximo año.

El equipo filmó en Los Ángeles, Nueva York, Washington, Misisipi y en la ciudad de Berkeley (California), donde reside Moreno. También se grabó en Puerto Rico, donde nació y vivió la actriz, quien emigró a Nueva York con su familia cuando tenía cinco años. En la isla, sin embargo, no se filmó con la actriz, pues no se quiso forzar la historia. “Aunque ella se siente puertorriqueña y Puerto Rico está bien presente en su corazón no necesariamente es la cultura que ella tiene en su diario vivir. Puerto Rico es parte del documental, pero no la tomamos a ella en Puerto Rico”, adelanta Mariem.

La directora, así como la productora Ilia Vélez, sin embargo, reconocieron lo importante que fue para Moreno el que todo el equipo de este trabajo tan íntimo fuera precisamente de la tierra que la vio nacer y la que tan bien ha representado a lo largo de más de 50 años de carrera artística.

“El hecho de ella tener puertorriqueños en su casa y estar oyendo español todo el tiempo fue especial y así ella lo verbalizó. Mariem y yo comentábamos que seguramente no oía español de su país con tanta frecuencia desde que era una chamaquita en Nueva York. Recuerdo que de momento ella oía una palabra y le encantaba. Así que eso fue bien especial”, precisa Ilia.

El reto

En cuanto a los retos que ha representado este trabajo, Mariem precisa que fue difícil retratar la complejidad de Rita Moreno, con sus altibajos porque es una mujer muy celosa de su intimidad y demasiada acostumbrada a su rol de actriz. Precisa, que es una mujer abierta, cálida y con un espíritu vivaz, pero, como todos, tiene días en los que puede ser distante y esquiva.

“El reto fue que mantuviese su vulnerabilidad y naturalidad y no necesariamente se pusiera su máscara de Rita Moreno, la actriz que todo el mundo conoce y hace su show. Eso fue lo más difícil porque cada vez que pones una cámara ella quiere hacerte el show. Y es una persona que tiene tanta y tanta experiencia en eso que, aunque parezca natural, te está haciendo un show. No mucha gente se da cuenta, pero yo me doy cuenta. Ese fue el reto, pero creo que logramos (capturarla) la segunda vez que estuvimos con ella en Berkeley que éramos todos puertorriqueños. Estuvimos con ella varios días en su casa. Ahí fue cuando más se relajó y se abrió”, recuerda la directora, toda vez que precisa que el público también verá en el filme a la Rita irreverente y graciosa, así como a la activista, madre y abuela.

Al preguntarle a este dúo de cineastas qué representa para ellas llevar a cabo este trabajo, ambas coinciden que es un privilegio, sobre todo, por el hecho de que sea la historia de una gran puertorriqueña narrada por los suyos. “Para mí ha sido, imagínate, un honor poder ser yo, mujer, puertorriqueña y directora de cine, hacer este proyecto, es como un regalo. Pienso que es lo que muchas directoras de cine hubiesen querido tener en su carrera y saber que yo estoy haciendo esto, pues todos los días me levanto bien agradecida. Es algo que no lo vi venir y no lo pedí, pero se me dio y es bien emocionante”, expresa Mariem.

La productora comparte que el último día de filmación, mientras estaba en casa de Rita Moreno, se percató de lo que sucedía y se le erizó la piel. “Decía ‘wow, qué hacemos aquí estos boricuas metidos escuchándola hablar'. Así que la mejor descripción es un gran sentido de agradecimiento por una oportunidad como esta”.

Mariem concluye que para Moreno también ha sido un honor y así se lo ha expresado. “Que haya tenido la oportunidad en su carrera, que ha pasado por tanta gente, sobre todo tanta gente blanca, estar rodeada de puertorriqueños en su documental de su vida, creo que ha sido también para ella un regalo”.


💬Ver 0 comentarios