Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Carlos Miranda (al centro) y Jacqueline Duprey participan de la pieza dirigida por Benjamín Cardona (izquierda). (horizontal-x3)
Carlos Miranda (al centro) y Jacqueline Duprey participan de la pieza dirigida por Benjamín Cardona (izquierda). (Luis Alcalá del Olmo)

En la década del ochenta un manto de silencio arropó a la Casa Blanca en los Estados Unidos con relación al tema del sida.

El gobierno conservador del presidente Ronald Reagan se cruzó de brazos a la hora de trabajar con esta enfermedad, provocando la muerte de cientos de miles de personas, en su mayoría homosexuales.

Fueron años de mucho dolor para la comunidad LGBTTQ, que vivió la crueldad de un gobierno que prefirió ignorar, callar, condenar y herir, antes que ayudar.

En ese contexto político y social, el dramaturgo estadounidense Tony Kushner escribió la obra teatral “Ángeles en América”, una crónica íntima de los inicios de la epidemia del sida en el Nueva York de 1985, la cual se divide en dos partes.

La pieza, considerada como uno de los textos claves del teatro contemporáneo, fue galardonada con el premio Pulitzer de Drama y el premio Tony a la mejor obra en 1993. En el 2003 la cadena HBO lanzó una miniserie basada en la pieza, en la que participaron el actor Al Pacino y las actrices Meryl Streep y Emma Thompson, entre otros.

A más de tres décadas de haberse escrito, la primera parte de esta obra llega a Puerto Rico bajo la dirección del joven Benjamín Cardona y la producción de Teatro Público. La propuesta se presentará del 4 al 13 de agosto en el Teatro Victoria Espinosa en Santurce.

Cardona, quien estuvo a cargo de la traducción del texto, señaló que conoció la pieza a inicios del 2000, durante sus años universitarios. Inmediatamente que la leyó quedó fascinado, no solo por el tema que aborda, sino por cómo Kushner trabaja entre la realidad y la fantasía.

Narró que en ese momento pensó montarla para su trabajo final en el Departamento de Drama de la Universidad de Puerto Rico, pero “era demasiado ambiciosa para un estudiante”. Casi una década después de conocer la pieza, Cardona enfrenta el reto de dirigirla, en lo que cataloga como su primera obra profesional.

“Cogí un break de teatro desde el 2010, cuando dirigí (la obra) ‘Closer’. Luego me dediqué a dirigir cine, hasta ahora que se dio la oportunidad. Mucha gente dirá que estoy loco, pero ha sido toda una delicia trabajarla porque creativamente no se detiene”, contó.

La obra

Precisó que esta pieza -que transita entre la realidad y la fantasía con recursos cómicos y dramáticos- sigue siendo relevante, ya que aborda el tema de la resistencia y la supervivencia. Dijo que, aunque la obra fue escrita para la comunidad homosexual, habla fundamentalmente de las minorías.

“Ángeles en América” entrelaza las historias de ocho personajes que construyen una radiografía de conflictos políticos, religiosos, sexuales y humanos que siguen teniendo resonancia en la realidad actual.

“La pieza es acerca de este hombre que acaba de ser diagnosticado con sida y que teme el abandono de su pareja de cuatro años y, simultáneamente, trabaja la historia de esta pareja de mormones en la ciudad de Nueva York, uno de ellos luchando con su identidad homosexual, y cómo las circunstancias, en este caso del acoso de una figura política, afecta directamente ese núcleo. Pero no solo afecta ese núcleo, sino que es un efecto dominó”, explicó el director.

El peso de esos personajes recaerá en los actores Carlos Miranda, Jacqueline Duprey, Liván Albelo, Leonardo Castro, Luis Ra Rivera, Gabriela Saker, Cristhian Fraguada, Kairiana Núñez y Julio Ramos.

“Esta no es una pieza de protagonistas. Los protagonistas aquí son tres historias intercaladas que Benjamín las ha sabido manejar extraordinariamente bien porque son tres historias que ocurren a la misma vez y cuál de las tres es más dolorosa y triste. Esta obra es de los inentendibles y de los irrecuperables”, manifestó el actor Carlos Miranda. Este interpretara en la pieza a “Roy Cohn”, un hombre oscuro, cruel y un político con mucho poder, que tiene varias referencias al abogado estadounidense del mismo nombre que fue mano derecha del senador Joseph McCarthy en los cincuenta.

Indicó que encarnar a este personaje ha sido complejo por su multidimensionalidad y porque se aleja completamente de su persona.

“Soy un hombre de la tierra y del barrio, de las comunidades, y me cuesta mucho hacer personajes sofisticados, pero aunque ‘Roy Cohn’ es más oscuro de lo que yo pueda ser en mi peor día, es sofisticado. Esa naturaleza de este personaje, esas capas de cebolla que tiene (...) La vida de las personas está tan simple en sus manos como el tronar de sus dedos en un mal día. Ese señor es ese tipo. Y ese señor está bien distante de mí”, confesó.

Jacqueline Duprey, por su parte, interpretará tres personajes, un rabino, una mujer mormona y a “Ethel Rosenberg”, que en la vida real fue ejecutada en la silla eléctrica luego de haber sido acusada de espionaje por el gobierno de Estados Unidos. Esta llegará en la pieza en forma de fantasma para también abordar el tema del sida.

“‘Ángeles en América’ organiza el dolor que se vivió dentro del dogma asfixiante, religioso y dentro de la crueldad republicana, porque ese era el escenario en que explotó el sida, cuando ser gay y tener sida era una vergüenza”, manifestó.

“A mí me parece que en esta pieza Tony Kushner recoge una gran empatía al dolor de la comunidad gay en el peor momento como colectivo, que fue en los 80”, agregó.

Esta pieza, como bien se indica en el comunicado de prensa, es un llamado a la resistencia. Es un poderoso tratado humano contra el conservadurismo político y las múltiples manifestaciones del discrimen, temas que sigue enfrentando en la actualidad las minorías, pero muy específicamente la comunidad LGBTTQ, que sigue luchando y resistiendo contra las políticas más conservadoras.

“Aunque hemos caminado desde 1985, sobre todo, en un país como Puerto Rico que es conservador, todavía hay una comunidad gay luchando con los dogmáticos, tanto políticos como religiosos, y ahí veo la resistencia”. opinó Duprey, quien también resaltó que la obra sirve como documento de los horrores que vivió la comunidad gay a finales de los ochenta.

La actriz, sin embargo, dijo que, aunque esta obra presenta una realidad dolorosa, es también una apuesta a la vida.

“No hay que ser dogmático religioso para apreciar y saber que los ángeles son luz. ‘Ángeles en América’ es un deseo o una apuesta o una poética a que, dentro de lo más cruel, dentro del escenario más apocalíptico, siempre hay grietas de luz”, manifestó la también profesora.

Tanto Duprey como el actor Carlos Miranda coincidieron en que han apostado a trabajar en esta pieza, dirigida y producida por jóvenes, por la sensibilidad e inteligencia con la que han armado este proyecto.

“Hay que apostar a gente inteligente que quiera hacer cosas frescas y que se mantenga el deseo de un público por un teatro importante de ver que no sea la comedia barata que no llega a confrontación ni a comedia ni a humor”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios