Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Scotiabank Office Building, Playa Serena en Isla Verde y los murales del edificio El Caribe forman parte de su legado. (Suministradas) (horizontal-x3)
Scotiabank Office Building, los murales del edificio El Caribe y Playa Serena en Isla Verde forman parte de su legado. (Suministradas)

El arquitecto cubano Enrique H. Gutiérrez, quien destacó como uno de los referentes en el sector inmobiliario en Puerto Rico falleció recientemente en la ciudad de Miami, Florida, según informó su hijo Fernando Gutiérrez.

Gutiérrez, conocido cariñosamente como Henry, vivió y trabajó gran parte de su vida, después de su exilio de Cuba, en Puerto Rico, donde se reveló su versatilidad creativa a través de innumerables condominios, hoteles, hospitales, marinas, edificios de oficina, centros comerciales, urbanizaciones y repartos residenciales y parques industriales, siendo seguramente uno de los arquitectos más prolíficos de Puerto Rico. 

Entre algunos de los proyectos que destacaron en Puerto Rico se encuentran:  Acquamarina, Plaza Stella, Torre del Mar, Condado del Mar, St. Mary’s  y La Ceiba, todos en Condado; Coral Beach y Playa Serena en Isla Verde, Scotiabank Office Building, Mercantil Plaza y Aquablue  en Hato Rey, Laguna Gardens (Carolina), Los Colobos Shopping Center (Carolina), Playa Azul (Luquillo), Dos Marinas (Fajardo), y el Centro Internacional de Mercadeo (Guaynabo), entre muchos otros.

Además fue el responsable de diseñar varios de los edificios más emblemáticos de Miami como el Edificio Bacardi, construido en el 1963 para las oficinas principales de Bacardi USA. Este fue designado monumento histórico por la ciudad de Miami en 2009, obviando las regulaciones que estipulan que para recibir esta designación histórica el edificio debe tener más de 50 años de construido. Su diseño modernista presenta un edificio aparentemente flotando encima de un pedestal de cristal, adornado por dos bellos murales por todo lo alto del edificio en sus fachadas norte y sur. 

También destaca el edificio One Biscayne que sirvió de ímpetu a las ambiciones de la ciudad de convertirse en un centro residencial, comercial y cultural a nivel mundial. El condominio Brickell Place en la famosa Brickell Avenue, cuatro elegantes torres a las orillas de la Bahía de Vizcaya, le merecieron ser el precursor del actual desarrollo imparable de la zona.

Uno de sus primeros diseños en Puerto Rico fue también para la Bacardi. En la destilería, diseñó su popular merendero, un comedor cuya estructura hacía eco del querido logo corporativo del murciélago. La destilería, así como el edificio El Caribe, punto de referencia de la zona metropolitana, con sus exquisitos murales hechos por el artista maestro cubano Cundo Bermúdez, son reconocidas estructuras icónicas de la isla, diseñadas por el arquitecto Gutiérrez.

Los murales del edificio El Caribe reflejaron en su momento el interés de Gutiérrez en incorporar el arte con la arquitectura. En Puerto Rico, su visión de vanguardia lo llevó a comisionar a grandes artistas puertorriqueños y cubanos a que unieran sus creaciones artísticas a los diseños arquitectónicos, resultando en importantes obras de arte de tales artistas como Rolando López Dirube, Zília Sánchez, Augusto Marín, Guy García, Agustín Fernández y Cundo Bermúdez.  

Gutiérrez nació en La Habana, Cuba, el 20 de mayo de 1931. Se graduó de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de La Habana en 1956. Con éxitos y logros a lo largo de más de 60 años, la carrera del Arq. Gutiérrez además acogió un sistema propio de construcción pre-fabricada, llegando a tener docenas de fábricas por el Caribe, América del Sur y los Estados Unidos. Recibió numerosos premios a lo largo de su vida, uno de los más recientes siendo el premio Leyenda Viva (“Living Legend”) otorgado por el Dade Heritage Trust en ocasión de la designación de monumento histórico al Edificio Bacardi. 

El arquitecto ha dejado un legado arquitectónico, uno que puede ser visto, analizado y admirado por colegas, académicos y el público en general, un impresionante y duradero regalo. 

A Gutiérrrez, quien falleció el 6 de junio, le sobreviven su esposa, Marta Gutiérrez, sus dos hijos, Tessie Gutiérrez San Martín y Fernando Gutiérrez, y sus nietas Alexandra y Caroline Gutiérrez, y Gabriela y Rebeca San Martín.

Próximamente se informará de un acto de recordación para celebrar su vida.


💬Ver 0 comentarios