Durante la pandemia la OSPR se ha adaptado al formato virtual en diferentes iniciativas y eventos que han podido promover a través de las diferentes plataformas digitales. (DAVID VILLAFANE/STAFF)

En sus más de 60 años de existencia, la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico (OSPR) se encuentra atravesando su peor momento, no solamente los desastres naturales que han impactado a la isla, sino también por la crisis económica que atraviesa el país, lo que ha tenido como consecuencia una significativa pérdida de fondos que ponen a la institución en peligro de desaparecer.

Este gran problema fue el eje de “Salvemos la Sinfónica: Conversatorio sobre la crítica realidad fiscal de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico”, una conferencia virtual que ofrecieron en la tarde a través de la página de Músicos de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico en Facebook.

“Por razones que todos sabemos, nuestra orquesta ha sufrido los recortes de presupuesto por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) y por la crisis. Básicamente los últimos ocho años se ha reducido a la mitad nuestro presupuesto y esto afecta grandemente a calidad de la orquesta. Por otro lado, los desastres naturales como los huracanes, terremotos y la pandemia han impedido que podamos hacer conciertos, que a pesar de que son económicos, siempre nos han ayudado a devengar ingresos”, expresó Miguel Rivera Trinidad, presidente de la Local 555 de la American Federation of Musicians of United States and Canada (AFL-CIO), unión que representa a los músicos de la OSPR.

Además de informar al pueblo sobre la precaria situación de la OSPR, el conversatorio sirvió para pedir tanto a la gobernadora Wanda Vázquez Garced como a la legislatura y a la JSF que tomen acción para salvar la institución. Rivera Trinidad destacó que el primer paso sería descartar los recortes de los fondos que dejarían inoperante a la institución musical. En el 2019, la JSF anunció que reduciría $1.3 millones del presupuesto de la orquesta.

El también músico destacó que ahora están prestos a empezar la temporada y no saben si la podrán terminar “porque la Junta sigue cortando el presupuesto”.

“Con este conversatorio estamos poniendo un plan en marcha para educar al pueblo, a la gobernadora, a los legisladores y a la Junta sobre la importancia de la música y la cultura en un país. El economista Joaquín Villamil preparó un estudio que refleja hallazgos interesantes. Entendemos que la Orquesta Sinfónica es patrimonio nacional. El turismo cultural del mundo entero atrae personas de un poder adquisitivo alto. De esa forma, los países más desarrollados del mundo mantienen e invierten en la música y en la cultura. Un hallazgo del estudio es que Broadway con tanta oferta de arte, ha aumentado el trabajo en el área del espectáculo, pero también de las industrias y comercios que hay alrededor de los teatros”, añadió Rivera Trinidad.

El líder del sindicato a nivel local dijo que mantienen viva la esperanza de que entiendan de que su visión es cultural, social y educativa, pues ofrecen oportunidades a muchos estudiantes a través de diversos programas que les permiten aprender de músicos de experiencia para que los jóvenes puedan tomar el camino de la música, si es que así lo desean.

“La Orquesta Sinfónica desde sus comienzos ha dado taller a cientos de músicos puertorriqueños. Por otro lado, que van a hacer los estudiantes del Conservatorio sin una Orquesta Sinfónica. Por eso, le pedimos a la Junta que repiense y asigne los fondos necesarios”, comentó.

Cabe destacar que durante la pandemia la OSPR se ha adaptado al formato virtual en diferentes iniciativas y eventos que han podido promover a través de las diferentes plataformas digitales.

Rivera Trinidad dijo estar consciente que el país pasa por una crisis económica, pero que el reclamo de la OSPR no se basa en querer más dinero ni aumentos de sueldo, sino en la cantidad adecuada para que el proyecto no tenga que disolverse luego de 62 años de existencia llevando música a todo tipo de público, desde quienes llegan ha su sede en el Centro de Bellas Artes, hasta quienes los recibieron en sus pueblos luego de desastres naturales como el devastador paso del huracán María o el terremoto de principios de año.

“Nosotros no hemos recibido un aumento de suelto en 12 a 14 años, pero no queremos que esto se confunda y piensen que estamos pidiendo más dinero para nosotros, porque sabemos que hay una situación difícil, lo que estamos pidiendo es que nos otorguen fondos para poder terminar la temporada”, concluyó.