Ricky Martin finalizó el domingo su espectáculo en Las Vegas. (Denise Truscello / Especial GFR Media) (horizontal-x3)
Ricky Martin finalizó el domingo su espectáculo en Las Vegas. (Denise Truscello / Especial GFR Media)

Las Vegas – “Esta es una noche mágica que nunca olvidaremos”. Así describió, visiblemente emocionado, el astro puertorriqueño Ricky Martin la última función de su espectáculo residencia “All In”, efectuada a casa llena el domingo en el Park Theatre del hotel Monte Carlo Park MGM en esta ciudad.

El término “all in” se utiliza en el póker para definir una jugada en la que las cartas se reparten boca arriba y se arriesga hasta la última ficha; donde nada se esconde y se muestra todo tal cual es. También es una manera corta de expresar que una oferta es “todo incluido”.

Por eso, no había mejor manera de nombrar la producción con la que Ricky Martin realizó una residencia de dos temporadas en Las Vegas, desde abril de 2017. Con este espectáculo, que el domingo llegó a su fin, el puertorriqueño se convirtió en el primer latino en recibir el reconocimiento de “Mejor nuevo residente”, de la revista Las Vegas Weekly. De esta manera, el astro escribió su nombre en la historia de Las Vegas.

En hora y 45 minutos de show, Ricky Martin dejó evidenciado por qué es una de las figuras del mundo del entretenimiento más exitosas y admiradas a nivel internacional.

Como sugiere el título, Ricky Martin entregó todo sobre el escenario como el jugador de póker que está seguro de que saldrá airoso.

Un repertorio acertadamente hilvanado de 21 de sus éxitos en español e inglés, permitieron al artista ofrecer a la audiencia todo lo que una estadía en esta inmensa ciudad artificial erigida en el medio del desierto promete a sus visitantes: lujo, diversión, fantasía, fiesta, baile, sensualidad y travesura.

Con un todo vendido, como cada una de las 23 funciones anteriores, el Park Theatre del renovado Monte Carlo Park MGM, se estremeció con la energía que transmitió Ricky Martin junto a su elenco de músicos y una veintena de bailarines. Mas esa energía no salía solo del escenario, pues el público, compuesto por una delirante fanaticada del intérprete proveniente de todas partes del mundo, se encargó de dejarle saber a Ricky Martin que llegaron hasta Las Vegas para adorarlo y delirar con cada uno de sus movimientos de cadera, miradas sensuales y movimientos sugestivos.

Durante el espectáculo, hay Ricky Martin para todas y todos. La misma honestidad y apertura con la que el cantante y actor ha manejado su vida personal, se proyectó en el show, y sus seguidores se lo agradecieron. El espectáculo inició con un sugestivo vídeo en el que por un momento aparece Ricky Martin desnudo cubriendo con una toalla solo lo esencial. La reacción del público fue de delirio.

Acto seguido, el artista descendió del techo del teatro en unatarima con los acordes de “Livin’ la Vida Loca” envuelto en un atractivo espectáculo de luces y bailarinas agitando abanicos de plumas.  Le siguieron el tema “This is Good” y un tributo a las leyendas de Las Vegas Frank Sinatra y Tony Bennet, mediante los temas “Luck be a Lady” y “The Lady is a Tramp”. Otro homenaje a un icono de Las Vegas, esta vez Elvis Presley, se dio mediante el baile y el vestuario en el tema “It’s Alright”. En este espectáculo, se observó a Ricky Martin realizar bailes más complejos que lo acostumbrado en sus giras, lo que evidencia el sello de los coreógrafos Jason Young y Paul Kirklandy, del director Jamie King. Durante el show, hubo además pinceladas de baile español, capoeira y boleadores gauchos, lo que le imparte un aire global.

Las baladas “She’s All I Ever Had” y “Private Emotion” así como el rítmico “Drop it on me” arrancaron gritos y aplausos del público.

“Lola Lola” fue el primer tema interpretado en español, igualmente bien recibido por la audiencia.  Los nuevos éxitos “Vente pa’ ca”, acompañado de una proyección en pantalla de Maluma, y “Fiebre” levantaron a la audiencia más joven de los asientos. El recurso de proyección en vídeo se repitió en “Nobody Wants to be Lonely”, durante la que observó una secuencia de Christina Aguilera. Ricky Martin hizo una pausa antes de interpretar la que describió como “una canción a la que le tengo mucho cariño y que me encanta cantar”, la balada “Vuelve”, que fue coreada los presentes.

Durante el tema “She Bangs”, los bailarines hicieron subir al azar a una persona del público. En esta ocasión, se trató de una joven boricua. “¡Puerto Rico! Nos han pegado duro, pero estamos luchando para levantarnos porque somos fuertes”, exclamó el artista arrancando aplausos y vítores de los presentes.

A lo largo de su carrera, Ricky Martin ha demostrado cuán importante es para él dar a conocer la cultura puertorriqueña, y “All In” no fue la excepción, pues el ritmo de la bomba protagonizó uno de los segmentos del show, primero, con cantos y repiques de tambor con los que el artista y su cuerpo de bailarines ejecutaron el típico baile mientras en pantallas gigantes se proyectaba la bandera de Puerto Rico. Este luego se entrelazó con “Pégate”.

La energía del show seguiría en ascenso hasta su final con temas como “La Mordidita”, “Por Arriba, por Abajo”, “María” y “La Copa de la Vida”.

“Y lo que nos falta por hacer”

Concluido el espectáculo, El Nuevo Día tuvo acceso tras bastidores donde el ambiente era de celebración entre compañeros y familiares. Allí, Ricky Martin comentó el momento en el que subió a la tarima la joven boricua que se identificó como Candy. El artista explicó que nunca sabe quién va a subir, pero que le gustó que fuera una fanática puertorriqueña para mencionar a su patria. “Cuando se trata de Puerto Rico, a mí me tienen que dar dos bofetadas para callarme”, comentó el artista.

Pero el amor de Ricky Martin por Puerto Rico también se manifestó en Las Vegas por el hecho de que desde que comenzó la segunda temporada de esta residencia en febrero de 2018, parte del dinero de la taquilla de cada función fue destinado para la Fundación Ricky Martin, expresamente para ayudar a las víctimas del huracán María.

El pasado 27 de mayo, trascendió que Ricky Martin Foundation, en conjunto con la Fundación Comunitaria de Puerto Rico y el municipio de Loíza, reconstruirán 225 de viviendas en este pueblo, de familias que no recibieron ayudas por no contar con títulos de propiedad. “Y lo que nos falta por hacer”, expresó.

Por el momento, el artista tomará un descanso antes de regresar a su pasión, hacer música nueva para así volver una vez más a los escenarios a entretener multitudes por el mundo.


💬Ver 0 comentarios