Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Con una copa de espumante en la mano contemplaba en octubre pasado las brillantes luces de Manhattan desde la terraza de un elegante penthouse en el barrio de Chelsea el debut en Estados Unidos del gran Louis Roederer Cristal Champagne 2009. Era la perfecta ostentación elitista para complementar la vista, y bebí con gusto mi parte.

💬Ver comentarios