Para los próximos días, anticipan inundaciones en zonas cercanas a la costa debido a la subida del mar, el fuerte oleaje y las intensas lluvias. (Captura/NOAA)

Miami - El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) anunció este jueves la formación en el Golfo de México de la tormenta tropical Barry, que se prevé impacte el fin de semana la costa de Estados Unidos como huracán.

El ciclón, a las 8:00 p.m., tiene ya vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora, podría alcanzar a primera hora del sábado la costa de Louisiana.

Barry ha tenido poco movimiento durante las pasadas horas.

Si se cumplen los pronósticos de los meteorólogos del NHC, con sede en Miami, Barry impactaría con vientos superiores a las 75 millas por hora, pues alcanzaría rango de huracán en la tarde del viernes o bien temprano el sábado.

Posteriormente se adentraría en Estados Unidos e iría perdiendo fuerza con el paso de los días en su rumbo hacia el norte y dejando intensas lluvias en varios estados del país.

La tormenta tropical se movía esta noche a 3 millas por hora rumbo al oeste. Se encuentra a 90 millas de la desembocadura del río Mississippi. 

Un aviso de huracán esta en efecto para la  Intracoastal City a Grand Isle, mientras que el aviso de tormenta tropical esta en efecto para la desembocadura de Pearl River hasta Grand Isle, Lake Pontchartrain y Lake Maurepas incluyendo el área metropolitana de New Orleans.

Los expertos esperan que Barry vire hacia el oeste-noroeste esta noche y al noroeste el viernes para así acercarse a la costa central o sureste de Luisiana el viernes por la noche o el sábado.

Para los próximos días, anticipan inundaciones en zonas cercanas a la costa debido a la subida del mar, el fuerte oleaje y las intensas lluvias.

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, decretó ayer el estado de emergencia para afrontar un ciclón que deja ya importantes inundaciones en Nueva Orleans.

El NHC alerta además de que se pueden formar tornados esta noche y el viernes en áreas del sur de Louisiana y Mississippi.

La temporada de huracanes en la cuenca atlántica comenzó oficialmente el 1 de junio, pero antes, el 20 de mayo, se formó al sursureste de Bermuda una tormenta subtropical, “Andrea”, que se debilitó enseguida y no causó daños.

Según el pronóstico actualizado de la Universidad Estatal de Colorado (CSU, en inglés) de Estados Unidos difundido esta semana, la actividad de la actual temporada de huracanes en el Atlántico será “casi promedio”, con 14 tormentas tropicales, seis de las cuales se convertirían en huracanes.

Dos de ellos serían de categoría mayor, es decir por encima de la categoría 3 de un máximo de cinco.

El informe señala que “la superficie del Océano Atlántico tropical no luce particularmente favorable para una temporada activa” y es que probablemente el fenómeno de El Niño, actualmente débil, se fortalecerá durante el pico de la temporada, entre los meses de agosto y septiembre, lo que contribuirá a “una temporada casi promedio”.


💬Ver 0 comentarios