El Tribute in Light enciende la noche en la ciudad de Nueva York durante la conmemoración, en el 2017, de los ataques terroristas del 11 de septiembre. (The Associated Press)

En Nueva York y Pensilvania se celebran actividades para conmemorar los atentados del 11 de septiembre de 2001, cuando las Torres Gemelas de Nueva York fueron derribadas.

En un año en que la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 reformuló los rituales de millones de estadounidenses, ni siquiera estas actividades han escapado de ser modificadas.

Puedes ver la ceremonia aquí:

El aniversario número 19 de los ataques en Nueva York contra los dos edificios del World Trade Center y el Pentágono en Virginia, quedará marcado por dos ceremonias conflictivas, una en el museo y memorial cerca de donde ubicaban las “Torres Gemelas”.

Existe una marcada división entre las personas que apoyan y repudian la decisión del personal del memorial de suspender la tradicional lectura de los nombres de las víctimas por parte de sus familiares. Se esperaba que el presidente Michael Pence asistiera a ambas ceremonias en Nueva York, mientras que el candidato presidencial demócrata Joe Biden estará presente en la conmemoración a celebrarse en el memorial.

El presidente Donald Trump y el candidato demócrata a la Casa Blanca participarán de la conmemoración de los atentados del 11 de septiembre en el Memorial Nacional del Vuelo 93.

El Vuelo 93 de United Airlines se estrelló en Pensilvania cuando los pasajeros intentaron retomar el control del avión Boeing 757-222. El objetivo de los terroristas que tomaron la nave, según el gobierno estadounidense, era estrellar el avión contra el Capitolio en Washington, D. C.

Trump ofrecerá un discurso por la mañana, mientras que Biden asistirá a otra ceremonia por la tarde.

Por su parte, las autoridades de Nueva York estuvieron a punto de cancelar el encendido de las dos lámparas de luz que simbolizan las “Torres Gemelas” en un intento por mantener a salvo al público en medio de la pandemia, pero dieron marcha atrás a la decisión luego del furor que causó la noticia.

El Departamento de Bomberos de Nueva York señaló la amenaza de la pandemia como razón para recomendarle a sus miembros a no asistir a los actos conmemorativos de los ataques que cobraron la vida de más de 3,000 personas, incluyendo a casi 350 bomberos.

Algunos familiares de las víctimas indicaron que entienden la razón para modificar los actos conmemorativos en un año en que tanto ha cambiado. Otros, en cambio, resaltaron que la pandemia ha sacado a relucir lo que temían estaba ocurriendo y que nadie ha querido reconocer: que el compromisos hacia el lema “Nunca lo olvidaremos” se está desvaneciendo.

“Es otro golpe en el rostro”, dijo Jim Riches, quien perdió a su hijo Jimmy, un bombero.

Riches sostuvo que será la primera vez que permanecerá en su casa en un aniversario del ataque porque no desea arriesgarse a contagiarse con el COVID-19. No obstante, señaló que las demás personas deberían tener la opción de recitar los nombres de sus familiares en la plaza y no escucharlos mediante la reproducción de una grabación.

“Mi deseo es que nunca lo olviden, pero están tratando (de olvidarlo)”, añadió Riches.

Miembros del Cuerpo de Bomberos de Nueva York rinden homenaje a sus compañeros caídos en un memorial ubicado en una estación cercana al lugar donde ubicaban las "Torres Gemelas".

Sin embargo, Anthoula Katsimatides resaltó que los cambios de este año son un esfuerzo para asegurar que las familias de las víctimas se sientan cómodas de asistir, incluyendo a su madre, quien no ha salido de su hogar desde marzo por problemas de salud y que le causan preocupación de que se pueda contagiar. Katsimatides indicó que asistirá en honor a su hijo John.

Pese a la cancelación de múltiples eventos este año a causa de la pandemia, “las ceremonias no fueron canceladas. Solo fueron modificadas de una manera que nos permite rendir tributo a nuestros seres queridos de una manera respetuosa y segura”, enfatizó Katsimatides, miembro de la junta de directores del memorial.

Las ceremonias de este año en Nueva York, el Pentágono y Shanksville, Pennsylvania (donde se estrelló el vuelo 93 de United) sufrieron modificaciones. La ceremonia en Shanksville, por ejemplo, recortó su duración tradicional de 90 minutos al eliminar los interludios musicales. La portavoz Katherine Cordek sostuvo que los nombres de las víctimas serán recitados, pero solo por una persona.

Mientras, la ceremonia militar en el Pentágono se llevará a cabo sin la presencia de familiares, y los nombres de las víctimas serán recitados mediante una grabación. Los familiares podrán visitar el memorial, en grupos pequeños, durante la tarde de hoy, viernes.

Por su parte, Nueva York - donde se registró uno de los brotes de COVID-19 más severos en los Estados Unidos - llevará a cabo una ceremonia en la que no se leerán los nombres de las víctimas para respetar las medidas de precaución de contagios y permitirá la visita de familiares al lugar donde ubicaban los edificios, informó el liderato del Museo y Memorial Nacional del 11 de Septiembre.

No obstante, otra organización relacionada a los ataques, el Stephen Stiller Tunnel to Towers Foundation, organizó su propia ceremonia simultánea a unas cuantas cuadras de distancia, en la que permitirán que los familiares reciten los nombres de las víctimas.

“Tenemos que recordarle a los estadounidenses lo que ocurrió 19 años atrás. Y las personas necesitan ver esa emoción del día en vivo, no mediante una grabación”, resaltó el presidente de la entidad, Frank Siller, quien perdió a su hermano Stephen, un bombero.

Entretanto, el comisionado de Bomberos de Nueva York, Daniel Nigro, le informó a los miembros, mediante un memorando, que el departamento “recomienda enérgicamente” a no participar de los actos conmemorativos del 11 de septiembre. El cuerpo de Bomberos de Nueva York sí llevó a cabo una ceremonia de capacidad limitada el miércoles para añadir los nombres de personas que fallecieron a causa de las toxinas liberadas tras el derrumbe de los edificios.

Las tensiones sobre la organización de las ceremonias se avivaron luego del anuncio del Museo y Memorial Nacional del 11 de Septiembre de suspender el encendido de las enormes lámparas en lo que se conoce como el Tribute in Light.

La noticia enfureció a algunos familiares, al igual que a varios gremios de la policía y políticos. El gobernador Andrew Cuomo y el exalcalde Mike Bloomberg, presidente de la organización, se comprometieron a mantener las luces encendidas luego que Tunnel to Towers indicó que organizarían su propia ceremonia. La entidad también colocará luces en los memoriales del Vuelo 93 y del Pentágono.

La decisión causó cierto grado de desconfianza entre varias familias de víctimas, quienes se preguntaron cuanto más durarán las ceremonias de lectura de nombres y otras conmemoraciones antes de ser canceladas por completo.

Katsimatides sostuvo que las ceremonias deben regresar a la normalidad el próximo año.

Debra Epps ha asistido a la ceremonía de las “Torres Gemelas” todos los años y resaltó que es de gran importancia para ella la lectura de los nombres de las víctimas y decir unas palabras en honor a su hermano Christopher, un contable.

No obstante, Epps añadió que la decisión de la organización de suspender la lectura de nombres este año fue correcta. Dijo que no asistirá este año debido a su preocupación por el novel coronavirus.

“Ciertamente es una decisión difícil de tomar, pero sé que todavía estamos en medio de esta pandemia. Recordaré a mi hermano, sin importar lo que ocurra”, sostuvo Epps, quien labora en el sector salubrista.