El proyecto deja fuera de la definición de bolsas desechables las que están hechas con material compostable.
El proyecto deja fuera de la definición de bolsas desechables las que están hechas con material compostable. (Luis Alcalá Del Olmo)

En momentos en que espera por la firma del gobernador Pedro Pierluisi un proyecto de ley que prohíbe el expendio y uso de plásticos de un solo uso en establecimientos comerciales, hoy la Cámara de Representantes incluyó en su calendario del día un proyecto que prohíbe que negocios den a sus clientes bolsas reusables.

Estas bolsas son las que actualmente se venden, típicamente por 10 centavos, a clientes y que son utilizadas en sustitución de las bolsas plásticas que fueron prohibidas hace unos años.

El sustitutivo del Proyecto de la Cámara 1152 y el Proyecto del Senado 510 enmienda la Ley 247-2015, conocida como Ley para la Promoción de Bolsas Reusables y la Reglamentación del Uso de Balsas Plásticas, para incluir dentro de la definición de bolsas desechables -ya prohibidas-, las bolsas de polipropileno o polietileno no tejido (non woven).

Deja fuera de la definición de bolsas desechables las que están hechas con material compostable.

La medida establece que luego de 12 meses de aprobada la ley luego que se haya cumplido también un programa educativo y de orientación, todo establecimiento comercial cesará de brindar bolsas plásticas desechables a sus clientes para el acarreo de sus artículos. La prohibición no aplicará a negocios de comida ni a bolsas de productos o que sean utilizadas como empaque.

Los negocios sí podrán vender bolsas reusables, definidas en la ley como un “tipo de empaque hecho de tela que cuente con mangos o agarraderas para ser cargado, con un peso de la tela mínima de ochenta 80 gramos por metro cuadrado”.

Luego de transcurridos 12 meses de aprobada la ley y por un periodo de seis meses, los negocios que incumplan con la propuesta ley recibirán una notificación de falta. En adelante, le tocará al Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), y tendrá la capacidad de imponer multas comenzando en $500 hasta llegar a $5,000.

El pasado 14 de junio culminó en trámite legislativo del Proyecto de la Cámara 668, que legisla una prohibición al expendio y utilización de plásticos de un solo uso en todo establecimiento comercial.

La medida del representante del Partido Nuevo Progresista Joel Franqui Atiles dispone que, luego de 24 meses de que el proyecto sea convertido en ley y luego que también se cumpla con una campaña educativa, todo establecimiento comercial cesará la práctica de entregar o utilizar plásticos de un solo uso.

De igual forma, quedaría prohibida la venta al por mayor o al detal de estos productos.

“Queda expresamente excluido de esta prohibición el uso del plástico que sea necesario para empacar algún tipo de carne y que, por su composición, no exista una alternativa de plástico de más de un solo uso que lo sustituya”, lee el proyecto donde también se incluye una excepción al uso de estos plásticos durante la vigencia de declaraciones de emergencia.

Una vez pasen los 24 meses, durante los siguientes seis meses los comercios que incumplan con la ley recibirían una notificación de falta. En adelante, entrarían en vigor multas como una de $500 por una primera infracción.

A un reincidente le aplicaría una multa de $1,000 y de $5,000 por cada violación posterior.

La Asociación de Restaurantes (ASORE) se opuso a la medida porque, entre otras cosas, la medida implicaría costos adicionales a los comerciales y un potencial alza en los precios a los consumidores.

💬Ver comentarios