(horizontal-x3)
En total la resolución reúne unos $36,500 millones en fondos de emergencia. (AP)

Washington -  El Senado estadounidense terminó hoy de aprobar (82-17) la resolución que permitirá a los gobiernos de Puerto Rico y las Islas Vírgenes acceder a una cartera de préstamos de $4,900 millones, destinada a mitigar la pérdida de ingresos como consecuencia de los huracanes María e Irma. 

En total la resolución reúne unos $36,500 millones en fondos de emergencia, incluidos $16,000 millones para aliviar la deuda del programa del seguro contra inundaciones de la Agencia federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

A corto plazo, para el gobierno de Puerto Rico lo más importante es el acceso a la línea de crédito que considera le permitirá recibir cerca de $4,700 millones para financiar sus operaciones hasta febrero de 2018, incluidos gastos de emergencia tras el azote del ciclón María y el pago de la nómina pública.

Los términos y condiciones de la cartera de préstamos será determinada por los secretarios de Seguridad Interna y del Tesoro. Para la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, el lenguaje de la resolución es suficientemente abarcador para que el propio Ejecutivo federal condone esos préstamos más adelante, como se hizo en gran medida con la línea de crédito que se le otorgó a Luisiana después del huracán Katrina.

El gobierno de Puerto Rico también recibirá de forma directa $1,270 millones para ofrecer asistencia alimentaria y $150 millones que le ayudarán a costear el pareo que requiere FEMA para ofrecer parte de la asistencia que ofrece a la isla.

Más de un mes después del huracán María, más del 75% de Puerto Rico sigue sin electricidad” y el acceso a agua potable es limitado, afirmó el portavoz de la minoría demócrata en el Senado, Charles Schumer, para acentuar que la situación en la isla sigue siendo una emergencia.

La resolución que pasa ahora a la firma del presidente Donald Trump incluye $13,760 millones para el fondo a través del cual FEMA reembolsa las reclamaciones de familias y gobiernos locales por daños a la propiedad e infraestructura pública, respectivamente.

La medida también asigna $576.5 millones para ayudar a mitigar los daños causados por los fuegos forestales en California.

El senador republicano Rand Paul (Kentucky) censuró la medida, por no haber incluido iniciativas para obtener el dinero que se otorga de otras asignaciones del presupuesto federal y evitar incrementar la deuda pública federal,que ronda los $20 billones (trilliones en inglés).

Paul cuesitonó cuantos de los senadores que son millonarios han donado dinero a los damnificados en Puerto Rico, Texas, Florida y las Islas Vírgenes estadounidenses. “Ser compasivo con el dinero de otro es fácil”, dijo Paul.

Antes de la aprobación final de la resolución, el senador Paul obligó al Senado a celebrar otra votación para obviar tener que financiar la medida con recortes a otras áreas del presupuesto.

En su turno, el senador demócrata Richard Blumenthal (Connecticut), quien fue a Puerto Rico como parte de una delegación de senadores y congresistas que examinó la catástrofe que dejó a su paso la furia de María, reafirmó su reclamo a favor de un programa de reconstrucción de la isla similar al Plan Marshall que se implantó a mediados del siglo pasado en Europa central.

En su viaje a la Isla, dijo Blumenthal, “vi la devastación que jamás imaginé ver en Estados Unidos”.

El portavoz Schumer indicó que en momentos en que no cesa la emergencia en la isla, Trump, en vez de elogiarse por una respuesta federal lenta e insuficiente, debe nombrar un coordinador – una especie de principal funcionario ejecutivo-, en la Casa Blanca a cargo de la recuperación de la isla.

La comisionada González, quien se reunió esta tarde con el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell (Kentucky), sostuvo que la atención de las autoridades de la isla estará ahora en el proyecto de reforma contributiva federal y en la próxima asignación de fondos para atender los desastres causados por los recientes huracanes y los fuegos forestales en el oeste.

Senadores de Texas y Florida, sin embargo, han indicado que la Casa Blanca les ha prometido enviar una nueva asignación de fondos durante el mes de noviembre. González piensa que la próxima resolución se discutirá en diciembre.

La comisionada González destacó además la importancia de que FEMA responda a la petición para que se exima a Puerto Rico de pagar el 25% del costo de la inversión federal para reconstruir infraestructura pública dañada por María.

En San Juan, el gobernador Ricardo Rosselló agradeció al Senado por la aprobación de la medida, que dijo le inyectará cerca de $6,000 millones a la economía de Puerto Rico.

Confiamos en que continuaremos contando con el apoyo del Congreso y la Casa Blanca en la recuperación de nuestra la Isla tras la devastación causada por estos fenómenos naturales”, sostuvo Rosselló, en una declaración escrita.


💬Ver 0 comentarios