(semisquare-x3)
(GFR Media)

La Cooperativa de Farmacias Puertorriqueñas (Coopharma) confirmó ayer que favorecería un aumento en el costo de la licencia para operar que pagan al Gobierno de Puerto Rico, como una vía para asegurar la regulación de los Administradores de Beneficios de Farmacia (PBM por sus siglas en inglés).

“Las farmacias favorecen pagar un aumento en los costos de la licencia expedida por el Departamento de Salud, como mecanismo adicional para aportar a las arcas de la agencia y eliminar así, el único obstáculo señalado por el secretario Rafael Rodríguez Mercado, para convertirse en agente fiscalizador de los PBM”, señaló Heriberto Ortíz, director ejecutivo de Coopharma.

El representante Juan Oscar Morales, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, reveló el martes en entrevista con El Nuevo Día que se baraja la posibilidad del aumento dichas licencias, luego de que la opción fuera presentada por las propias farmacias. “Ese incremento generaría un ingreso aproximado de 500 mil dólares”, indicó.

Actualmente, el costo de las licencias de farmacias es de $300 dólares con una vigencia de tres años.

“Tras consultar a las más de 500 farmacias locales que integran a Coopharma, las respuestas recibidas favorecen que se aumente el costo de las licencias, provistas por el Departamento de Salud a las farmacias. De este modo, la agencia puede generar el presupuesto necesario para realizar la labor de fiscalización a los PBMs”, sostuvo Ortiz.

Por su parte, la directora ejecutiva de la Asociación de Farmacias de Comunidad, Linda Ayala, puntualizó en declaraciones a este medio el martes que no favorecería esa opción como condición para la regulación.

“Rechazamos que se le imponga otro costo adicional a las farmacias de comunidad y de prosperar esta propuesta, nos vamos a oponer a la misma”, subrayó Ayala. 

La matrícula de la Asociación asciende a 817 farmacias, aunque ambas organizaciones comparten miembros.

El representante indicó también que a pesar de la ambivalencia que había demostrado el secretario de Salud Rafael Rodríguez Mercado respecto a que la agencia que dirige asumiera la facultad de la regulación, ah habido conversaciones recientes con el titular “y ha mostrado interés en el proyecto, siempre y cuando le otorguen el dinero para poder llevar cabo la ley”.

“Tienen que haber la garantía de que no será un proyecto de letra muerta, tiene que ser ejecutable”, reiteró Morales.

El Proyecto del Senado 218, de la autoría del senador popular José Luis Dalmau, se encuentra detenido en un Comité de Conferencia en la Legislatura. Aunque tanto la Cámara como el Senado coinciden en que hay que regular a los PBM, persiste el tranque respecto a si la responsabilidad debe caer sobre Salud o la Oficina del Comisionado de Seguros.

No favorecen que sea el Comisionado de Seguros el ente regulador

De acuerdo al director ejecutivo de Coopharma, la voluntad de las farmacias fue presentada al Centro Unido de Detallistas (CDU), a través de su presidente Jorge Arguelles, para que fuera el ente que presentara la alternativa que pudiese lograr un acuerdo entre los cuerpos legislativos.

Mientras el CUD, entidad que tiene múltiples farmacias de comunidad en su membresía, igualmente apoyó un aumento en la licencia de las farmacias como solución al tranque que ha mantenido la medida inmovilizada durante los pasados meses.

“Entendemos que el Departamento de Salud es la dependencia idónea para regular a los PBM y que cualquier regulación debe aplicar a toda la industria. La única alternativa para atender el tranque en esta medida es atendiendo la preocupación del secretario (de Salud) en cuanto a la necesidad de fondos adicionales”, expresó el presidente del CUD.  

“Esto no es un asunto complicado, ya se identificó una solución y si en realidad hay voluntad, no debe haber mayores obstáculos para que finalmente la medida sea aprobada. El norte es buscar una solución que sea funcional en la atención de los retos que actualmente confrontan las farmacias y los pacientes”, sostuvo Arguelles.

El portavoz de la mayoría en la Cámara, Gabriel Rodríguez Aguiló, dijo hace unos días que el tranque lo provocó el secretario de Salud al afirmar en vista pública en el Senado que podía atender el proyecto y luego ofrecer una versión distinta en la Cámara Baja.

“La estructura a ser creada es una compleja, con un conocimiento especializado que el Departamento no posee”, manifestó en titular en su ponencia ante la Comisión de Salud cameral.

El secretario recomendó entonces que la facultad de la regulación fuera otorgada a la Oficina del Comisionado de Seguros o que se enmendara el proyecto para que fueran asignados fondos adicionales, recurrentes y suficientes.

Según el director ejecutivo de Coopharma, asignar la regulación de los PBM al Comisionado de Seguros es “aprobar unamedida para las gradas, ya que dejaría automáticamente fuera de la regulación a los dos PBM más grandes en Puerto Rico”. Ortiz dijo que la Cámara de Representantes tiene conocimiento de esa denuncia.

Aseguró, además, que de esa opción dejaría desprovistos -por consiguiente- a más del 85% de los pacientes.

“Tampoco resolvería el problema que al presente afrontan las farmacias de comunidad. Sería hacerle un favor a estos PBM. La medida no sería funcional porque solo aplicaría a cerca de un 15% del mercado y sería un engaño para los pacientes”, advirtió.


💬Ver 0 comentarios