El Pentágono liberó $3,600 millones para la construcción del muro lo que podría afectar varios proyectos de la Guardia Nacional. (GFR Media)

Washington - El jefe del Negociado de la Guardia Nacional, el general Joseph Lengyel, pareció poner en duda la necesidad de uno de los nueve proyectos de construcción de la Guardia Nacional de Puerto Rico que han sido desfinanciados para redirigir sus fondos a levantar partes de un muro en la frontera con México.

Lengyel, general de la Fuerza Aérea y que coordina todas las guardias nacionales estatales bajo la jurisdicción de Estados Unidos, sostuvo que debido al cambio de misión de la Guardia Nacional Aérea de Puerto Rico - que en vez de tareas de transporte de carga llevará a cabo misiones de comunicaciones y respuesta de emergencia, como parte de un proceso de transición -, construir un nuevo hangar para aeronaves no será necesario.

“Puerto Rico va a una misión que ya no tiene aviones, así que creo que algunas de esas cosas se resolverán por sí solas", dijo Lengyel a la publicación MilitaryTimes.

La Guardia Nacional de Puerto Rico, sin embargo, sostuvo que puede haber confusión, pues el hangar que se quiere construir será para los 10 helicópteros del organismo militar en el campamento Santiago, no para reemplazar un hangar de aviones de la base Muñiz.

“Ese hangar si es necesario para las unidades nuevas (y) la misión nueva que vamos a tener”, indicó el teniente coronel Paul Dahlen, portavoz de la Guardia Nacional de Puerto Rico.

La decisión del gobierno de Donald Trump de desviar $3,600 millones en proyectos militares de construcción  para el levantamiento de parte de un muro en la frontera con México ha dejado a la Guardia Nacional de Puerto Rico como la gran perdedora.

Unos $341 millones asignados a nueve proyectos aprobados por el Congreso para construcciones militares en instalaciones de la Guardia Nacional -tras los daños causados por el huracán María hace dos años-, están entre los fondos que el secretario de Defensa, Mark Esper, ordenó, a petición del presidente Trump, reasignar a la frontera.

Al sumarse el plan para construir una nueva escuela en la antigua base de Ramey, un proyecto del Ejército de Estados Unidos, en total se desfinancian proyectos en la isla que suman $402.5 millones.

De acuerdo al Pentágono, la decisión de Trump de declarar una “emergencia” en la frontera con México y ordenar el desvío de fondos de proyectos militares de construcción previamente aprobados por el Congreso para verjas y barreras en la frontera  con México, afectará un total de 127 iniciativas en 23 estados, Puerto Rico, Islas Vírgenes estadounidenses, Guam y 20 países en donde tienen instalaciones militares.

Seis de los nueve proyectos ya tienen contratos de diseño, un proceso que, de todos modos, iba a extenderse un año. Pero, a menos que los fondos sean reasignados por el Congreso para el año fiscal federal 2020-2021, el inicio de las obras de construcción puede tardarse al menos un año, dijo esta semana el ayudante general  de la Guardia Nacional de Puerto Rico, el general de brigada José Reyes.

Si el Congreso volviera a asignar los fondos para el año fiscal federal 2020-2021, que comienza en octubre de 2020, el retraso quizás pudiera ser de solo tres meses, indicó Reyes. Si el Congreso no reasigna los fondos, el proyecto puede quedar cancelado.

Aunque son proyectos en instalaciones militares, se trata de iniciativas que suelen ser desarrolladas por contratistas de Puerto Rico.

Entre los proyectos que pierden fondos hay siete  en el Campamento Santiago para mejoras relacionadas a los daños causados por el huracán María: $80 millones para áreas de entrenamiento; $64 millones para la construcción de un nuevo hangar de helicópteros, que sustituiría el que tienen en San Juan; $50 millones para mejoras que incluyen salones de clase; $47 millones para instalaciones que se utilizan para el entrenamiento transitorio de soldados que son movilizados a bases de EE.UU.; $18.5 millones para soterrar líneas eléctricas; $13 millones para tres comedores; y $11 millones para talleres de mecánica.

Los otros dos proyectos de la Guardia Nacional afectados por la decisión del presidente Trump y el Pentágono son los que asignan $30 millones para una nueva armería en Arroyo y $28 millones para un taller de reparación de vehículos en Gurabo.

El desvío de fondos también afectará el plan de construir una nueva escuela en la antigua base  Ramey, en Aguadilla, para la cual el Ejército contaba con una asignación de $61.07 millones de parte del Congreso.


💬Ver 0 comentarios