(horizontal-x3)
La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en Puerto Rico se ha visto obligada a suspender tareas como inspecciones a la AEE.

Múltiples actividades programáticas principales de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) se han paralizado debido al cierre parcial del gobierno federal.

Brenda Reyes, empleada de la EPA en Puerto Rico y pasada vicepresidenta de la Local 3911 de la American Federation of Government Employees, mencionó, por ejemplo, que las inspecciones a entidades reguladas no se están realizando.

Algunas de esas entidades son la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, la Autoridad de Energía Eléctrica, el sector industrial y el sector privado de la construcción, entre otros.

Según Reyes, también hay retrasos de subvenciones a programas de protección pública y ambiente, los cuales se distribuyen entre agencias estatales como la Junta de Calidad Ambiental (ahora adscrita al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales), el Departamento de Salud y el Departamento de Agricultura.

Igualmente, hay retrasos en la evaluación y el otorgamiento de permisos de la EPA, así como en la atención y respuesta a las querellas presentadas por los ciudadanos.

“Los servicios de asistencia técnica en cumplimiento y los servicios de respuesta a peticiones de información pública (FOIA) no se pueden llevar a cabo por el cierre”, dijo Reyes, quien agregó que los eventos y actividades programadas, en áreas como arrecifes de coral y reciclaje, quedaron pospuestos hasta nuevo aviso.

Reyes advirtió, además, que “pudiese afectarse” el seguimiento a acciones y fechas límite de órdenes de cumplimiento y acuerdos por consentimiento con municipios y agencias.

La oficina de la EPA en Puerto Rico contaba con fondos para operar hasta la semana del 24 al 28 de diciembre. El 31 de diciembre, más de 40 empleados fueron enviados a sus hogares.

No obstante, los empleados de la EPA que laboran en destaque bajo los fondos de emergencia de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) no se han afectado.

Por otro lado, El Nuevo Día supo que los empleados del Servicio Nacional de Meteorología en Carolina, adscrito a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés), están trabajando, pero sin cobrar.

Los productos, pronósticos y boletines meteorológicos siguen haciéndose como de costumbre, y no se espera que se afecten pese al cierre parcial del gobierno.

Este diario intentó obtener una declaración de las oficinas del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos y del Servicio Geológico de Estados Unidos en la isla, pero nadie contestó el teléfono. Las páginas web de ambas dependencias advierten sobre el cierre y que sus servicios pudieran afectarse.

En tanto, Aniel Bigio, portavoz de Recursos Naturales, indicó que, pese a que el 51% del presupuesto de la Junta de Calidad Ambiental proviene de fondos federales, las operaciones no se han afectado.


💬Ver 0 comentarios