El secretario de Seguridad Pública, Elmer Román. (Juan Luis Martínez Pérez)

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) aprobó la partida de fondos necesaria para contratar dos laboratorios en Estados Unidos que se encargarán de procesar los aproximadamente 2,700 “safe kits” de recopilación de evidencia forense tras agresiones sexuales que están acumulados en el Negociado de Ciencias Forenses desde el 2001.

Así lo anunció hoy el secretario de Seguridad Pública, Elmer Román, sobre los “safe kits” que serán procesados en el Laboratorio Bode y en el de Marshall University, en Virginia, según anunció el funcionario.

“Hoy llegó la certificación de la aprobación de la Junta de Supervisión Fiscal al contrato”, dijo Román.

Según se informó, la JSF aprobó la utilización de $1.3 millones del Fondo General, mientras que otros $2 millones se lograron a través de un “grant” del “New York District Attorney Office”. Esto totaliza $3.3 millones. Los $1.3 millones, dijo, provienen de economías identificadas en la nómina de la Policía.

Román informó que mientras el Laboratorio Bode será “el canal principal” para el procesamiento de estos casos, el de Marshall University funcionará como un “agente evaluador de verificación”.

“El perito tendría que venir a Puerto Rico a testificar y hacerle justicia a las víctimas”, dijo.

Advirtió que siete casos de menores serán trabajados directamente por el FBI, como se había anticipado, y que en lo que va de año hay unos 80 casos de violaciones pendientes de procesar.

Sobre los $3 millones que el Departamento de Seguridad Pública había identificado de economías en los presupuestos asignados a las dependencias que componen esta dependencia gubernamental comentó que este dinero tuvo que pasar al Fondo General para ser utilizado en otros fines ya que no podían ser obligados sin la previa autorización de la JSF.

Tal como se había anticipado, Román comentó que se espera que los 2,700 “safe kits” acumulados puedan procesarse en su totalidad en un término de dos años.

Por otra parte, el funcionario comentó que el paso del huracán Dorian sirvió para identificar algunas áreas a mejorar dentro de los planes operacionales a nivel estatal, federal y municipal.

“Todavía hay trabajo por hacer”, dijo al identificar dosáreas neurálgicas que deben trabajar: el manejo de los refugios y la distribución de los recursos, como los generadores eléctricos.

Resaltó que los planes municipales deben estar alineados a los de nivel estatal y que, previo al paso de un fenómeno atmosférico, se deben tener identificados los generadores que deben ser asignados a los refugios.

Anunció que el martes habrá una reunión con los jefes de agencias para dialogar sobre estos y otros ajustes al nuevo Plan de Contingencia en que trabaja el gobierno, el cual, según dijo, es un “plan vivo” que puede estar sometido a estos y otros cambios que surjan en el camino.

Además, comentó que la secretaria de la Gobernación, Zoé Laboy, se reunirá con los alcaldes próximamente para, junto a los jefes de agencia, escuchar y entender los reclamos que tengan los alcaldes sobre los preparativos de cara a una emergencia.

“(La meta es) que los líderes de los municipios y las agencias están sincronizados y entiendan su rol en una emergencia”, dijo.


💬Ver 0 comentarios