Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Cuatro maestros de instituciones puertorriqueñas presentarán sus proyectos en la convención Education Exchange (E2) 2019 en Paris, Francia.

Con un robot que construyeron el año pasado, alumnos de décimo grado redescubrieron las viejas vías del tren que yacen sumergidas bajo el mar en la bahía de Jobos, en Salinas, y así nació en ellos un marcado interés por aprender la historia de la isla.

Con la ayuda de programas computadorizados para desarrollar modelos tridimensionales y realidad virtual, estudiantes de escuela intermedia crearon sus propios sistemas hidropónicos que operan con fuentes de energía renovables, los cuales ya les han provisto de varias cepas de lechuga, albahaca y cilantrillo.

Estos son dos de los cuatro proyectos innovadores creados por maestros de la isla que serán destacados la semana que viene en París, Francia, durante la celebración de la convención Education Exchange (E2) 2019, organizada por Microsoft.

En el evento, educadores de más de 100 países participarán de tres días de talleres y serán retados para trabajar en conjunto en el desarrollo de proyectos educativos que integren la tecnología como herramienta de aprendizaje para los menores, destacó la directora de Educación de Microsoft para Puerto Rico y el Caribe, Keren Henríquez.

Este año, Puerto Rico será representado por cuatro maestros: William Guzmán, del Colegio Ponceño; Samuel Cardeña, de la Academia Ponce Interamericana (API); y Alex Tirado y Jan Carlos de la Paz Rivera, ambos de la Escuela Especializada en Matemáticas, Ciencia y Tecnología del Municipio de San Juan (EMCT).

Al grupo también se unirá el maestro de Educación Especial Bryan Rivera Medina, quien se especializa en educar a estudiantes con autismo. Rivera participó, el año pasado, en E2 y este año irá al evento como juez de los retos para maestros. Además, será mentor de uno de los equipos, en el cual guiará a docentes de Noruega, Egipto, China, Canadá, Filipinas y Estados Unidos.

“Son maestros que no son expertos en tecnología, no son ‘geeks’. Los maestros no tienen que pensar que tiene que ser expertos en tecnología, es entender cómo la tecnología puede apoyarlos en el desarrollo de destrezas para enseñar”, sostuvo Henríquez.

Guzmán es maestro de computadoras y también ofrece un curso de Ética en el Colegio Ponceño.

Cardeña y Tirado son maestros de robótica y tecnología en sus escuelas, respectivamente, pero su preparación académica no gira en torno a esos saberes. Cardeña es físico y matemático, mientras que Tirado se preparó como maestro de Comercio.

Por su parte, De la Paz Rivera es maestro de Español.

Todos han tomado talleres provistos por Microsoft para aprender cómo usar las herramientas de la empresa de informática en los salones de clases.

Es así como los estudiantes de Tirado utilizaron Paint3D para desarrollar modelos de los sistemas hidropónicos que podían construir. Mientras, los alumnos de octavo grado de Guzmán han aprovechado múltiples programas para distribuirse las tareas y registrar el progreso que han tenido para desarrollar obras de arte que lleven mensajes sociales en contra de la violencia, el acoso escolar, y el discrimen por color de piel o clase social.

“Mis estudiantes (con autismo) desbloquean mi computadora y el celular sin problemas. Si la tecnología es algo que ellos manejan a la perfección, vamos a usarlo en la enseñanza”, indicó Rivera Medina.

En el desarrollo de sus proyectos, estos maestros no solo se enfocaron en el aspecto académico.

De la Paz Rivera se enfocó en desarrollar la empatía a través de la redacción y la preparación de un pequeño documental. Cardeña descubrió que, a través de la historia, en sus alumnos se ha despertado un sentido patriótico que no había visto antes. Una de las alumnas de Tirado usó las destrezas que aprendió en hidroponía para proponer un sistema que puede usar su abuelo, en un pueblo rural y apartado de la República Dominicana, ahora que ya no puede labrar la tierra.

“Los estudiantes están aprendiendo destrezas de vida. Ellos no se dan cuenta que lo que están aprendiendo son cosas que les van a ayudar en el futuro”, expresó Tirado, cuyos estudiantes están en las etapas finales del proyecto “SociArt”.

Junte internacional

Una vez lleguen a París, los cuatro maestros deberán trabajar en distintos equipos con educadores de todas partes del mundo para desarrollar un proyecto que puedan usar en el salón de clases.

Además, Henríquez indicó que estos también tendrán que cumplir con su “Reto Boricua”, pues a su regreso deberán usar en sus propias escuelas las estrategias que desarrollen en Francia.

Este elemento práctico del E2 es uno de los que más les entusiasma del evento, coincidieron los docentes.

“Espero mucha colaboración, cooperación y crear lazos de amistad profesional con maestros de diferentes países. Siempre he aspirado a hacer proyectos que trasciendan fronteras y esta es una oportunidad para aprender de otros maestros y ver programas que me ayudarían a seguir innovando”, sostuvo Guzmán.

Los educadores tienen una idea del reto que les espera por los relatos de participantes de años anteriores. De la Paz Rivera apuntó que le interesa conocer cómo maestros de otros países manejan los retos que enfrentan en sus propias aulas.

“Los maestros somos magos en el salón de clases y quiero conocer los truquitos que tienen los compañeros, quiero conocer esas cosas que hacen que sus estudiantes digan ‘wow’”, sostuvo Tirado.


💬Ver 0 comentarios