(semisquare-x3)
El senador Carlos Rodríguez Mateo argumentó que eliminar el cobro de las fundas podría promover nuevamente el uso indiscriminado de las bolsas. (GFR Media)

El presidente de la Comisión senatorial de Salud Ambiental y Recursos Naturales, Carlos Rodríguez Mateo, sostuvo ayer que -contrario a lo propuesto en el Proyecto de la Cámara 1745- evalúan mantener el cobro de las bolsas que los comercios proveen a sus clientes.

“Creo que una de las cosas que tenemos que discutir en comisión es que se debe permitir que se cobre, por lo menos, el costo de adquisición”, argumentó el senador penepé tras concluir la vista pública en que se discutió el proyecto de la Cámara 1745.

La medida busca, además, prohibir en los comercios las fundas hechas con polipropileno o polietileno no tejido y enmendar la Ley 247 de 2015 para que se elimine de la definición de “bolsas plásticas desechables” las fundas compostables, cuya utilización está prohibida actualmente.

Rodríguez Mateo argumentó que eliminar el cobro de las fundas podría promover nuevamente el uso indiscriminado de las bolsas, el cual se ha reducido sustancialmente desde que se comenzó a cobrar. “La realidad es que cuando se impuso el cargo por esta bolsa hubo una conciencia por parte de los consumidores”, reconoció el senador penepé.

El senador popular Cirilo Tirado, citando estadísticas de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), dijo que para el 2015 unas 93 tiendas otorgaban un promedio de 388 millones de bolsas desechables versus 46 millones que se utilizan ahora. “Se ha reducido en un 88% el uso de las bolsas plásticas deseschables”, dijo Tirado.

Se considera “compostable” aquel material que puede biodegradarse por acción microbiológica en un corto período de tiempo y sin dejar residuos visibles ni tóxicos. Estas se pueden degradar, dependiendo de las condiciones del terreno, en un periodo que puede fluctuar entre los 45 a 180 días, explicó Eugenio Meléndez, representante de BioBag Americas Inc.

Las bolsas compostables se fabrican utilizando el almidón de productos naturales agrícolas, tales como el maíz, la papa, la caña de azúcar y el bambú, entre otros.

Estas fundas no se producen en la isla por la prohibición contenida en la Ley 247 de 2015, señaló Meléndez, al indicar que es viable mantener el cobro de las bolsas compostables entre los 10 y 11 centavos.

No acude

Por tercera ocasión, el secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO), Michael Pierluisi, no respondió a la citación de la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales del Senado, lo que le valió una nueva citación bajo advertencia de desacato.

No obstante, Pierluisi envió una ponencia escrita en la que favoreció las restricciones contempladas en el proyecto bajo evaluación para que les apliquen a los establecimientos de comida que actualmente están exentos de cumplir con la Ley 245 de 2015. “Incluir los establecimientos de comida dentro de la prohibición de brindar bolsas plásticas desechables fortalecería la política pública sobre protección del ambiente”, señaló Pierluisi.

El funcionario se opuso a que se prohíba que los comercios cobren por las bolsas que entreguen al consumidor. “Obligar a regalar un tipo de bolsa en particular podría ser oneroso para los comercios y hasta podría obligarlos a recuperar el costo subiéndole el precio a otro tipo de artículos”, advirtió Pierluisi por escrito.

Tras la advertencia senatorial, Pierluisi envío unas expresiones en las que sostuvo que el desacato es “totalmente innecesario”, cuando su departamento y todo su personal nunca se han negado a participar activamente de los procedimientos y los trabajos legislativos.


💬Ver 0 comentarios