La designación de María Conte Miller (a la derecha) como jefa de Ciencias Forenses ya se notificó formalmente al Senado. (Suministrada)

María Conte Miller, la escogida para dirigir el Negociado de Ciencias Forenses, prometió estabilizar, en un mes, la entrega de los cadáveres examinados por la dependencia y encaminar la reacreditación de la institución que, en los últimos años, ha sido objeto de críticas por el mal manejo de cuerpos y retrasos en el análisis de pruebas periciales.

Conte Miller dijo que tiene un plan para lograr estas metas. No precisó los detalles de los cambios que implantará. Solo mencionó que buscará que no haya más ataponamientos en las autopsias, y adelantó que ella misma realizará una buena parte de estos estudios forenses.

“Hay un atraso de más de 100 autopsias. Voy a hacer un plan, en el que voy a participar, para poner al día esto”, dijo Conte Miller en una entrevista exclusiva con El Nuevo Día por motivo de su nombramiento.

“Es de amplio conocimiento las situaciones que ha atravesado Ciencias Forenses. Como patóloga, voy a hacer unos casos, incluyéndome como parte del equipo de patólogos”, añadió.

Desde su salida del gobierno, a finales de 2012, Conte Miller ha trabajado como patóloga de un laboratorio comercial que analiza tejidos de pacientes, muchos de ellos con padecimientos de cáncer. También, impartió clases en la Ponce Health Sciences University.

La selección de Conte Miller no fue difícil para la gobernadora Wanda Vázquez Garced. Ellas se conocen hace más de una década, cuando Conte Miller dirigía el Instituto de Ciencias Forenses (nombre anterior del Negociado) y Vázquez Garced era fiscal de distrito en Bayamón.

“La conozco desde que yo era fiscal, que veíamos casos juntas. Conozco de su pasión por el servicio público y por el Instituto... La doctora tiene amplia experiencia en el manejo de las situaciones en el Instituto”, dijo Vázquez Garced.

Conte Miller cuenta con un grado de medicina y otro en derecho. Dirigió Ciencias Forenses entre el 2009 y el 2012. Trabajó para Souther Patology Services tras salir del gobierno. Cuenta con experiencia en medicina legal, autopsias, patología quirúrgica, seguridad ocupacional, toxicología e Inmunohistoquímica.  

La secretaria de prensa de La Fortaleza, Mariana Cobián, indicó a El Nuevo Día que el Senado ya fue notificado formalmente de la designación.

Recursos Humanos

Conte Miller se mostró consciente de las limitaciones en el presupuesto y en los recursos humanos de Forenses. Una buena parte del personal pericial se ha ido a otras jurisdicciones que ofrecen más beneficios económicos para estos profesionales altamente técnicos en las ramas de la medicina y la investigación de casos criminales.

Indicó, no obstante, que hay una serie de iniciativas que pueden aliviar esta situación. Afirmó, por ejemplo, que una reactivación del programa de residencias médicas en Forenses puede proveer nuevos recursos humanos especializados, como los que necesita la agencia. Iniciativas similares se pueden desarrollar en los cambios de serología e investigación forense, entre otros.

“Esta situación (la pérdida de recursos humanos) nos afecta mucho, pero eso no quiere decir que no podamos hacer cosas para resolverlos”, apuntó.

Las restricciones presupuestarias se pueden sobrepasar si se muestra la necesidad real de recursos que tiene la dependencia ante la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), ente que desde 2016 controla las finanzas de Puerto Rico.

Manifestó que hay unas métricas que rigen la carga de trabajo que pueden tener los patólogos y serólogos, entre otras ramas de la medicina forense, que, si son explicadas de una manera clara, pueden justificar, sin mayor margen a dudas, la inversión en recursos humanos que necesita Forenses.

“Lo que he visto es que siempre que a la Junta de Supervisión Fiscal se le presenten datos objetivos, ellos responden”, sostuvo la patóloga, quien afirmó que otra de sus metas es encaminar la acreditación completa de la dependencia.

Conte Miller reconoció que muchos de los problemas en Forenses no son nuevos y responden los limitados recursos económicos y los cambios en prioridades administrativas.

Afirmó, sin embargo, que la catástrofe provocada por el huracán María en 2017, y el aumento drástico en la cantidad de cadáveres que maneja la agencia, puso a Forenses en serios aprietos, que todavía no ha superado del todo.

“Hay que aprender de esa experiencia. No queremos que eso vuelva a ocurrir, pero si pasara hay que mejorar las condiciones y los protocolos para que no se sobrecargue la agencia”, apuntó.


💬Ver 0 comentarios